También en directo
Ahora en vídeo

Línea Editorial

  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
Línea Editorial 28/09/2016

Sacerdotes en el punto de mira del crimen organizado

La cifra de homicidios en México en los tres últimos años supera las 57.000 personas, a lo que se suman más de 27.000 desaparecidos. Así están las cosas en un país en el que se contabilizan millones de pobres y en el que la desigualdad alcanza límites insospechados. En México es especialmente duro ser periodista. Tan duro y difícil como ser sacerdote. El Episcopado mexicano ha elaborado un Informe, desde 1990 a nuestros días, que concluye que México es el país más peligroso de América Latina para ser sacerdote. Algo similar concluye el Informe sobre Libertad Religiosa que anualmente publica el Departamento de Estado  norteamericano. En los últimos diez años han sido asesinados 40 sacerdotes. A ellos hay que sumar los tres asesinatos de la semana pasada. La mayor parte de los muertos proceden de los Estados de Michoacán, Veracruz (en el Golfo de México), Guerrero (en la costa del Pacífico) y Chihuahua. Todos ellos,  especialmente azotados por el narco y el crimen organizado. De hecho en algunos Estados, los sacerdotes reciben formación especial para poder trabajar en zonas de alto conflicto. A falta de aclarar los detalles de los tres últimos asesinatos, las muertes de sacerdotes son un episodio más de un drama cotidiano que azota sin tregua a México y frente al que se desvela la impotencia del Estado. De hecho, uno de los mayores problemas de México es la corrupción, y junto a ella la impunidad.

Lo más visto