También en directo
Ahora en vídeo

Línea Editorial

  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
Línea Editorial 11/06/2016

Mosul, capital del genocidio

Se cumplen dos años de la ocupación de Mosul por parte del Daesh, el conocido como Estado Islámico. Mosul es una de las principales ciudades del norte de Iraq y sigue bajo el control de los yihadistas que han instaurado un auténtico régimen de terror. Naciones Unidas ha hablado de un genocidio para calificar lo  sucedido. Los cristianos de Mosul fueron obligados a elegir entre convertirse al islam, abandonar la ciudad o ser asesinados. En pocas horas centenares de familias tuvieron que dejar atrás sus casas y emprender un éxodo agónico hacia las ciudades del Kurdistán. Su casas fueron marcadas con una N, de nazarenos, que denotaba su condición de bautizados. No han podido volver, muchos siguen todavía en campos de refugiados. Afortunadamente en los últimos meses la guerra contra el Daesh ha conseguido ciertos avances. Pero han sido muchos los errores durante mucho tiempo, errores que han sufrido los más débiles. La invasión de Iraq por parte de Estados Unidos y la gestión de la postguerra provocaron el florecimiento del yihadismo. La intervención se llevó a cabo sin escuchar a las minorías cristianas, caldea y asiria. La reconstrucción apoyada solo en políticos chiitas empujó a los suníes al terrorismo. Europa ha seguido vendiendo armas a la zona hasta no hace mucho y Turquía ha permitido que el Daesh se financie en el mercado negro del petróleo. Lo sorprendente es que en este escenario endiablado, la inmensa mayoría de los cristianos hayan sido fieles a su fe, un testimonio que se ofrece al mundo. 

Lo más visto