También en directo
Ahora en vídeo

Línea Editorial

  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Línea Editorial: El cartel de la CUP

 
  • authors:lista con un numero insuficiente de elementos

Las imágenes en la política son un factor clave de la propaganda y de expresión de la identidad. El cartel de la CUP a favor de la independencia de Cataluña traspasa los límites del juego limpio del debate público y social. Con una imagen que emula un modelo clásico del leninismo, y el lema “barrámoslos”, la CUP llama a barrer de la nueva Cataluña a quienes representan no solo las instituciones del Estado, la monarquía y el gobierno, también a la Iglesia, al ejército, la banca, y a algunas de las manifestaciones más arraigadas de nuestra cultura, como pueden ser los toros. Para que nadie se lleve a engaño, en el acto de presentación de su campaña, los representantes de esta formación radical han dejado claro que “hoy el marco jurídico estatal y la estructura de la Unión Europea son obstáculos para cualquier proceso de autodeterminación”.

La CUP, y sus franquicias políticas, han dado un paso más. No contentos con alentar la campaña contra el turismo, quieren convertir el referendum en favor de la independencia del próximo día primero de octubre en un acto de desobediencia a las, por ellos definididas, como leyes injustas del Estado. Convendría que el Presidente de la Generalidad de Cataluña, Carles Puigdemont, fuera consciente del riesgo que supone dar protagonismo a formaciones políticas radicales cuyo credo es la ruptura con el sistema. Formaciones que además llaman a una movilización ciudadana para plantar cara a las, denominadas por ellos, fuerzas españolas.

Lo más visto