También en directo
Ahora en vídeo

Línea Editorial

  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
Línea Editorial

De las certezas a la inquietud

Con el acuerdo al que han llegado Mariano Rajoy y Albert Rivera empieza, de verdad, la cuenta atrás para que, finalmente, pueda formarse un gobierno. Es la noticia que los españoles venimos esperando con angustia desde el pasado 20 de diciembre y que, al no producirse hasta hoy mismo, obligó a unas segundas elecciones y a un nuevo período de “suspense” electoral que ha mantenido en vilo a la sociedad. De momento, al menos, se ha superado el primer obstáculo que bloqueaba la situación creada por el empeño del PSOE en negar el más mínimo apoyo al candidato designado por el Rey. Sería ilusorio, sin embargo, confiar en que la negociación que este mismo viernes se abre entre el PP y Ciudadanos pueda llegar a un deseado un pacto que permita al futuro gobierno afrontar con garantías los múltiples retos acumulados en el último año.Por una parte, la investidura a la que se someterá Rajoy no será posible mientras el PSOE no cambie de postura y se abstenga en la votación decisiva. Por otra, está por ver que el posible pacto entre los dos partidos vaya a durar en el tiempo de la legislatura. En todo caso, el electorado ha podido comprobar que el Partido Popular no temía la exigencia máxima de Ciudadanos de constituir en el Congreso una comisión de investigación sobre la corrupción. Ese no era el problema. El problema es la actitud negativa mantenida por un PSOE que parece haber perdido su sentido de responsabilidad ante los españoles como partido de gobierno. Y lo que acaso sea peor aún: que la ambición personal de Pedro Sánchez de llegar como sea a LaMoncloa, le lleve a negociar con el populismo y el separatismo con tal de desalojar a Rajoy, sin importarle lo más mínimo los intereses de España.

Lo más visto