También en directo
Ahora en vídeo

Línea Editorial

  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
Línea Editorial

El drama de Sudán del Sur

Los cinco años transcurridos desde que la República de Sudán se escindiera en dos para que el Sur adquiriera estatuto de estado independiente no han servido para que se restaure el orden. La historia demostró que la Guerra Civil y la violencia indiscriminada que practicaban los señores de la guerra, recomendaba la constitución de una República de Sudán del Sur. Pero hoy, también en el seno de este nuevo país se han instalado los odios cainitas, la violencia exacerbada, el exterminio y la barbarie.Los refugiados que huyen de Sudán del Sur lo hacen hacia Uganda. La ONU ha alertado ya de la masacre que se registra y el Vaticano, a través del Cardenal Turkson, ha denunciado la gravedad de la situación. Sudán del Sur vive prisionero de la violencia, la enfermedad y el hambre. Y aunque es verdad que en las últimas horas se ha decretado el alto al fuego, la paz no llegará si no se restaura el orden y se reparan los daños cometidos. Haría falta una decidida intervención de la Comunidad Internacional para asegurar el castigo a los crímenes de lesa humanidad que allí se perpetran, y el retorno de los refugiados a sus casas. ¿Dirá algo la Corte Penal Internacional, la ONU o el Tribunal de Derechos Humanos?Mientras en Sudán no se alcance la constitución de un ejecutivo firme que ejerza el poder al servicio de la justicia, y el Estado asuma su misión de intervención y protección, no hay nada que hacer.

Lo más visto