También en directo
Ahora en vídeo

Línea Editorial

  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
Línea Editorial

Adolescencia acompañada

  • cope.es
  • cope.es

El dolor que ha provocado la muerte por coma etílico de una chica de 12 años en el pueblo de San Martín de la Vega ha dado paso a una polémica sobre cómo evitar acontecimientos tan trágicos. Se ha hablado de la necesidad de aumentar la vigilancia, de aumentar la sensibilización. Se apunta con sentido que existe un exceso de tolerancia hacia el alcohol en nuestra sociedad. Todas esas consideraciones son necesarias. El consumo del alcohol entre los jóvenes de 12 y 18 años (edad en la que no deberían probar una gota) es muy alto: uno de cada diez bebe.Es lógico que hagamos estos análisis. Pero conviene también dejarse tocar por la parte más humana de esta triste historia. Una niña que estaba entrando en la adolescencia se divertía de un modo absolutamente inadecuado para su edad. En un momento en el que se le debería abrir la vida como promesa, con toda su belleza, su tiempo libre estaba ocupado en algo tan inapropiado como un botellón. Una riña tonta hizo todo lo demás. Una vida truncada y unos padres destrozados.Esta muerte es un severísimo aviso para los educadores, para todos los adultos. No podemos rasgarnos las vestiduras porque la vida que tienen nuestros adolescentes y jóvenes es, en cierto modo, un reflejo aumentado de la nuestra. Los 12 años pueden ser, suelen ser, un momento difícil de la vida que necesita comprensión, razones, afecto y tiempo. La crisis de la adolescencia no se soluciona con discursos sino con la compañía firme, provocadora y discreta de adultos que amen la vida y su significado. 

Lo más visto