También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
Religión

El Obispo inaugura las Jornadas Culturales de Santo Tomás

El Obispo de la Diócesis, Don Amadeo Rodríguez Magro, inauguraba ayer, lunes 20 de febrero, las XXIX Jornadas Culturales de Santo Tomás de Aquino. Dichas jornadas, organizadas por el Seminario Diocesano, se desarrollarán hasta el jueves, 23 de febrero, bajo el lema «Europa: pasado, presente y futuro».

En primer lugar, el Obispo quiso dar la bienvenida y recordar que las Jornadas de Santo Tomás “son un acontecimiento cultural importante que lleva celebrándose ya 29 años. Este año nos pareció oportuno mirar a nuestro contexto social y cultural en profundidad. Por eso, las jornadas tienen por título «Europa: pasado, presente y futuro». Está bien mirar al pasado, porque a veces queremos construir el futuro sin mirar atrás y sin tenerlo en cuenta, sin saber de dónde venimos y por qué estamos dónde estamos”. Don Amadeo quiso hacer referencia, también, a la conferencia «La Reforma protestante y la confesionalización de Europa», que, a continuación, desarolló el Vicario General de la Diócesis. “Esta tarde el Vicario General nos va a situar en un acontecimiento absolutamente decisivo. Decisivo también para la Iglesia Católica, que se vio obligada a hacer grandes reformas y que provocó el Concilio de Trento”. Así, durante su ponencia el Vicario General recordaba que “en el presente 2017 se cumplen quinientos años del inicio de la reforma protestante por parte de Martín Lutero, un acontecimiento que ha marcado profundamente la historia moderna y contemporánea del continente europeo, fragmentando su unidad religiosa y rompiendo de igual modo el universalismo político del medievo”. D. Francisco Juan subrayaba que aunque en la actualidad estamos acostumbrados a delimitar y separar claramente el terreno de lo político y de lo religioso, no siempre es fácil “en el s. XVI no sólo es que no resultase fácil, es que era algo absolutamente imposible. De ahí que junto las tesis teológicas de Martín Lutero, surgieran y se desarrollasen también nuevos postulados políticos, muchos de los cuales aún perduran”. “La reforma promovida por Lutero no era simplemente una reforma de estructuras, como respuesta a la decadencia y crisis de la Iglesia. Es la tesis tradicional, que explica sin grandes esfuerzos el nacimiento del protestantismo en todas sus ramas, la quiebra de la unidad de la Iglesia y la fractura de Europa. Lutero iba más allá. Pretendía redescubrir el verdadero Evangelio de la gracia, que según él, había sido oscurecido por la Iglesia romana a partir del s. IV. No se trataba ya de la corrupción de las costumbres de los papistas; los esfuerzos de Lutero estaban dirigidos a presentar el verdadero Evangelio, que había sido tergiversado por la Iglesia romana durante siglos”. Insistía, además, en que el movimiento iniciado por Martín Lutero “dio origen al nacimiento de una serie de Iglesias y comunidades eclesiales, que se desgajaron del tronco común de la Iglesia católica y que en la actualidad son 144, repartidas en 79 países, agrupando a unos 70 millones de fieles. Pero, además de la fractura de la unidad de la Iglesia, la reforma protestante tuvo un papel destacado en el desarrollo de la confesionalización y de la secularización”. A modo de conclusión, Martínez Rojas hizo hincapié en el discurso que dirigió el Papa Francisco al Parlamento Europeo, en Estrasburgo, el 25 de noviembre de 2014. “El actual Pontífice manifestó su deseo de enviar a todos los ciudadanos europeos un mensaje de esperanza y de aliento. «Un mensaje de esperanza basado en la confianza de que las dificultades puedan convertirse en fuertes promotoras de unidad, para vencer todos los miedos que Europa –junto a todo el mundo– está atravesando. Esperanza en el Señor, que transforma el mal en bien y la muerte en vida. Un mensaje de aliento para volver a la firme convicción de los Padres fundadores de la Unión Europea, los cuales deseaban un futuro basado en la capacidad de trabajar juntos para superar las divisiones, favoreciendo la paz y la comunión entre todos los pueblos del Continente. En el centro de este ambicioso proyecto político se encontraba la confianza en el hombre, no tanto como ciudadano o sujeto económico, sino en el hombre como persona dotada de una dignidad trascendente. El futuro de Europa depende del redescubrimiento del nexo vital e inseparable entre estos dos elementos. Una Europa que no es capaz de abrirse a la dimensión trascendente de la vida es una Europa que corre el riesgo de perder lentamente la propia alma y también aquel ‘espíritu humanista’ que, sin embargo, ama y defiende».” Jornadas Las jornadas continúan hoy, martes 21, a las 20 horas en el salón de actos del Seminario. «Las Guerras Mundiales y el surgimiento de la Europa del siglo XX», será la conferencia que desarrollará D. Emilio Sáenz-Francés San Baldeomero, Profesor de Historia y Relaciones Internacionales de la Universidad Pontificia de Comillas. Mañana, miércoles 22, tendrá lugar la ponencia «El problema de la inmigración y la actual situación europea», a cargo de D. José Luis Pinilla Martín, S.J., Director del Secretariado de Migraciones de la Conferencia Episcopal Española. Finalmente, el jueves 23, Vicario General, D. Francisco Juan Martínez Rojas, reflexionará sobre «El futuro de la Unión Europea».

Lo más visto