También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
En 'Herrera en COPE'

Víctor Tasende o "si quieres, puedes"

La historia de Víctor es de la de superar una dificultad tras otra. Primero la muerte de sus padres siendo muy pequeño y a los 17 años pasar de "querer morirme a querer vivir" al quedarse tetrapléjico en una piscina.

 
  • authors:lista con un numero insuficiente de elementos

Víctor Tasende se quedaba tetrapléjico hace 12 años, en 2005, y tuvo que permanecer varios meses en el hospital. Una década después, este joven coruñés de 29 años ha conseguido completar dos Ironman, una maratón y una Titan Desert, el ciclismo de montaña por el desierto. Cuando se le pregunta a Víctor cómo ha conseguido todo esto, su respuesta lleva a la reflexión a todo aquel que tiene miedo a superar las dificultades que la vida nos presenta: "la vida está llena de éxitos, pero han venido precedidos de fracasos; todos vivimos en nuestra zona de confort y queremos llegar a la zona mágica en la que se cumplen los sueños, pero tenemos miedo a transitar la zona de pánico que es la que va a hacer que lleguemos al objetivo, hay que transitar esa zona. Antes del accidente no sabía transmitir, no era antisocial, pero mi universo era mi habitación, mi círculo de amigos y ahora mi patio de juegos es el mundo".

No siempre fue así, "en 2005 en un segundo cambió en mi vida, estaba en una piscina tirándome de cabeza con mis amigos, como un joven estaba chuleando, llevaba 6 veces tirándome de cabeza, fui a tirarme la séptima vez y  dije la última y di con el fondo de la piscina, me quedé inmovil y sin saber que estaba pasando, contuve la respiración y un compañero vino a sacarme. Fue un caos muy organizado y esa tarde/noche se empieza a hablar de tetraplejia". Durante los meses de hospital decide cambiar, "prometí que si volvía a andar haría todos los años el Camino de Santiago, como una especie de salvoconducto al que agarrarme para volver a andar. La gente dice que ve como pasa la vida, en momentos cercanos a la muerte, yo lo que en ese momento vi fue todo lo que no había hecho, como cuando te quedas en el sofá cuando tus amigos te llaman, o dejas de luchar por un sueño como una oposición porque está siendo muy dura... Todos esos pensamientos comenzaron a coger peso en mí cuando estaba solo en mi habitación".

Y la verdadera superación de Víctor, más que volver a andar, más que volver a nadar, más que superar ese pánico al fantasma de la piscina, fue querer vivir y no desear la muerte, "al principio siempre pensaba que me quería morir, a la gente le sonreía y les decía que quería vivir, pero cuando estaba solo mirando el techo de mi habitación me quería morir y con el tiempo y por no defraudarles por todo el tiempo que habían invertido en mí; mi mentira era la verdad y la verdad es la mentira, quiero vivir y trabajar".

Víctor Tasende lleva ahora este positivismo a personas que están psicológimanente destrozadas por accidentes como el que él sufrió e intenta ayudar a esas personas a superar sus problemas, "intentar ayudar desde mis vivencias, pero siempre les digo que no por hacer lo que yo he hecho van a tener un resultado parecido. No les doy esperanza, sino intento que potencien aquello en lo que pueden trabajar".

Para llegar a superar todo, para convertirse en un Ironman, este joven coruñés ha tenido que superar el pánico a la piscina, "cuando ya pude volver a hacer deporte, me encontré con el remo, fue como volví a tener contacto con el agua, pero en la especialidad del Ironman tienes que nadar, y lo dejé de lado, entrené más la bicicleta de montaña, y la carrera y la primera vez  que tenía que entrar en la piscina me senté en el borde, comprendí que era muy diferente estar en el agua yo solo, meter la cabeza dentro del agua y podía dejarlo o intentarlo y estuve un mes yendo todos los días a la piscina, sentándome en el borde … y llega un día como cuando empecé la rehabilitación que comencé a mover el dedo de la mano derecha y vimos que podía recuperarme, llegó el día de lanzarme al agua, nadé como un perrito y llegué a casa como si hubiera hecho el Ironman, a partir de ahí  pensando en eso más que en todo lo malo pues comenzar a hacer metros y metros, nadar metros y metros para poder hacer el Ironman".

 
 
 

 #DiaMundialDeLaBicicleta

 

Una publicación compartida de @VictorTasende (@victortasende) el