También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
En 'Herrera en COPE'

Tras años de lucha, le reconocen como hijo de un hombre que falleció en 2011

Esteban Marchena ha conseguido que la Justicia reconozca que es hijo de un hombre, que falleció en 2011, a la vez que es heredero de una gran fortuna

 
  • authors:lista con un numero insuficiente de elementos

Esteban, que nació en Utrera, es profesional de la hostelería, trabaja en Mallorca. Hasta aquí podría ser una vida normal, pero hay un hecho que le convierte en protagonista de la noticia  al ser extraordinario. La lucha que ha mantenido durante muchos años para que la Justicia le haya declarado hijo legítimo de un hombre que falleció en 2011. Un hombre adinerado, Juan Vélez, que tuvo una relación estrecha con la madre de Esteban que era personal de su servicio. Los hijos de este señor incineraron el cadáver para evitar que se recogieran muestras de ADN.

La Audiencia de Sevilla ha confirmado que Esteban, de 60 años, recibirá una herencia millonaria tras rechazar un recurso de sus hermanos biológicos a la sentencia de un juzgado de Utrera, en la que se indicaba que en 1964 el padre biológico tuvo que pagar a la sirvienta una indemnización tras un procedimiento contra él por estupro seguido en un juzgado de la localidad.

"Estoy muy feliz. Soy hijo legítimo de Juan Vélez según la sentencia. El tema ha sido largo, pero al final la sentencia ha sido favorable" dice Esteban a Carlos Herrera. 

¿Usted sabía qué era hijo de Juan Vélez? "Pues lo sabía por la gente mayor del pueblo que me decía mira por ahí va tu padre, pídele unas pesetas y yo iba y le pedía. Nunca hemos tenido relaciones, ni con mis hermanos".

Era conocido por todo el pueblo, por Utrera que Esteban era hijo Juan Vélez como se demostró en los más de 80 testigos que llevaron al primer juicio, "la relación era conocida porque resulta que mi madre se quedó huérfana de padre y madre a los 14 años, a los  17 años comenzó a trabajar y el señorito de 34 años  la dejó embarazada y mis abuelos la echaron a la calle por los prejuicios de entonces y mi madre no tenía familia y me dejó en casa de una señora que tenía otros siete hijos" cuenta Esteban que recuerda que "tenía poca relación con mi madre porque estuve en un hospicio, pero cuando murió, mis hermanas encontraron una sentencia de que este señor le tuvo que pagar una indemnización. Esto fue en 1964 cuando yo tenía unos 9 años y a partir de este papel la jueza actuó".

Esteban nunca tuvo ayuda del resto de hijos de su padre, más bien todo lo contrario, "los hijos de Juan Vélez actuaron muy mal y pocos meses antes sacaron los restos de mi padre y mis abuelos y los llevaron a otro pueblo para incinerarlos y le pagaron al sepulturero para que limpiaran todo con lejía. Actuaron muy mal, no se presentaron ninguno".

Pese a todo,  los demandados tendrán que pagar las costas de ambos juicios por importe de 9.000 euros, ha explicado el abogado, quien ha añadido que los familiares adinerados, con mala fe, destruyeron los restos óseos que estaban enterrados en el cementerio para evitar la prueba del ADN porque temían que diera positiva.

Lo más visto