También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
En 'Herrera en COPE'

Monseñor Aguirre, escudo humano para evitar el asesinato de musulmanes en Bangassou

Juan José Aguirre y el cardenal de Bangui, Nzapalainga, negocian, sin descanso, para desarmar a la milicia que ha intentado masacrar a un millar de musulmanes

 
  • authors:lista con un numero insuficiente de elementos

Las noticias procedentes de la República Centroafricana son escasas, aunque van siendo más alentadoras, que las que llegaban el pasado fin de semana, cuando Mons. Juan José Aguirre, obispo de Bangassou tuvo que actuar como escudo humano ante la Mezquita de esta ciudad en la que se había refugiado un millar de musulmanes, según la información de un portavoz de la Misión de la ONU en el país africano.

El obispo español y el cardenal de Bangui, Monseñor Dieudonné Nzapalainga, han ayudado a que los musulmanes fuesen evacuados y no resultaran asesinados, a pesar de estar rodeados por cientos de guerrilleros de la milicia 'antibalaka', predominantemente cristiana.

Este miércoles,  Mons. Aguirre ha conseguido enviar un WhastApp tranquilizador como ha contado en 'Herrera en COPE', Miguel Aguirre, hermano del obispo de Bangassou, “dice que está bien, que está con el cardenal Nzapalainga, que entre los dos están intentando unir a la gente para desarmarles y que se calmen las cosas".

Admite Miguel Aguirre que su hermano nunca duda en poner en riesgo su vida para ayudar a los demás, "es incapaz de quedarse con los brazos cruzados, no entiende ni de etnias ni de religiones, ni de razas, ni de nada; él solo entiden de personas, en la zona sanitaria donde está atienden a todos los que van pidiendo ayuda".

Durante el ataque de la milicia 'antibalaka', "un francotirador disparó y mató al imán de la Mezquita y una bala pasó rozando al Obispo Aguirre" ha destacado su hermano Miguel. El Obispo de Bangassou se había puesto junto al cardenal Nzapalainga, a defender el templo religioso para después trasladar y proteger en la Catedral como en el Seminario de la Diócesis de Bangassou a los musulmanes allí refugiados. La zona se encuentra ahora asegurada por tropas portuguesas, bajo bandera de Naciones Unidas, pero en los días anteriores al ataque, Juan José Aguirre llegó a mandar mensaje a su familia muy preocupante: "estoy muy bien, aunque haciendo de escudo en la mezquita para que no maten a más de 500 mujeres y niños dentro. Acaban de llegar los soldados portugueses. El cardenal está negociando con los 'antibalakas'. Nosotros, dos o tres, protegiendo la mezquita desde hace tres días, recogiendo heridos y cadáveres. Hemos contado 40 muertos y cien heridos. Duermo bien".

Señala Miguel Aguirre que su hermano busca sobre todo conseguir la convivencia entre cristianos y musulmanes, "hizo grupos de reconciliación y han conseguido resolver los problemas y la convivencia en Bangassou, pero estos, esta milicia, vienen de Bangui  y atacan a cualquier musulmán, son cristianos y se están tomando la justicia por su mano. Él quiere dar a conocer todo lo que pasa  porque parece que la República Centroafricana es invisible a los ojos del mundo y allí se está sufriendo mucho".

Lo más visto