También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Los 80 años del 'Guernica' vistos por 'Herrera en COPE'

  • authors:lista con un numero insuficiente de elementos

Los Reyes eméritos inauguran este martes a muestra excepcional que ha organizado el Museo Reina Sofía de Madrid para celebrar los 80 años del Guernica, y quienes lo deseen podrán visitarla desde mañana y hasta el 4 de septiembre. La obra icónica de Picasso vuelve a ser noticia.

Hasta 180 obras de Picasso van a rodear al Guernica para dar un nuevo enfoque a la pintura del siglo XX que, seguramente, más interpretaciones ha generado.

El bombardeo de la villa de Guernica se produjo el 26 de abril del 37, y el cuadro, que la Segunda República encargó a Picasso para denunciar los horrores de la guerra debía ser entregado el 4 de junio.

Así que el pintor malagueño tuvo poco más de un mes para trabajar sobre el mural que acabaría siendo el grito más célebre contra la violencia.

Precisamente, el Reina Sofía quiere demostrar que lo sucedido en Guernica fue la chispa que iluminó al genio, pero que el terror, el miedo, la deformidad y la muerte ya habían calado en Picasso desde los años veinte.

Sus grises y sus llantos, el toro ibérico, la madre que grita la muerte de su hijo en brazos, las mujeres que contemplan el sufrimiento del caballo herido, la casa en llamas...  Y, en primer plano, el cuerpo fragmentado de un hombre, con una espada rota en la mano y una flor. El nieto de Picasso ha explicado a COPE que esa flor es la  esperanza a la que se agarró su abuelo.

Tras París, y antes de residir durante años en Nueva York, el Guernica estuvo en Oslo, Copenhague, Estocolmo, Gotemburgo, Londres, Leeds, Liverpool o Manchester.

Al fascismo no le gustó porque denunciaba su violencia, al comunismo tampoco, porque la vanguardia era menos explícita que la propaganda del realismo socialista.

Picasso, supersticioso y amante de los toros, le dijo a su abogado que el cuadro no debía volver a España hasta que llegara la democracia, aunque se negó a escribir un testamento.

Desde un punto de vista artístico, el Guernica fue clave para los expresionistas abstractos.

Para los ciudadanos de a pie, el cuadro tiene algo que no se puede explicar. El lienzo mantiene su carga moral, porque dialoga con cada espectador, en función de su tiempo y de sus miedos.

Lo más visto