También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
En 'Herrera en COPE'

"Estamos haciendo ensayos clínicos sobre la diabetes tipo 1 que hace unos años eran ciencia ficción"

Quien dice esto es el prestigioso biólogo español, Juan Domínguez Bendala, finalista de la XII edición de los Premios Fernando Lara con su novela, 'El ciervo de Rodson'.

Foto: web El ciervo de Robson
  • authors:lista con un numero insuficiente de elementos

Juan Domínguez Bendala lidera la investigación sobre la diabetes desde el Laboratorio de Células Madre del Diabetes Research Institute de Miami, centro de referencia a nivel mundial en el desarrollo de terapias celulares para la diabetes. Este sevillano, que siempre que puede, regresa a la capital andaluza, "y traigo a mis hijos para que no pierdan sus raices". Aunque en Miami vive muy a gusto, "no es una ciudad como Sevilla o Edimburgo (donde estudió muchos años y se doctoró), en la que te encuentres a los amigos por la calle".

A Juan Domínguez Bendala le marcó su paso por Edimburgo y trabajar con uno de los padres de la oveja Dolly, “una experiencia inolvidable” y fuente de inspiración para escribir 'El ciervo de Rodson', "una novela de aventuras, escrita con mucho humor ambientada en el siglo XIX. Los protagonistas son científicos, aristócratas, muy bien pagados de sí mismo que quieren descubrir un animal único y ponerle su nombre", en definitiva, "es el libro que me hubiera gustado leer cuando era joven" dice el prestigioso investigador que narra por medio de una trama surrealista, "como el ciervo de Robson solo se genera una vez cada 600 años y es fruto del cruce de dos criaturas que viven en sitios muy diferentes como Alaska y California y si consiguen cruzarse, la hembra pone un huevo que es prácticamente invisible". Un libro escrito, "en mis ratos libres. En Miami tardo 45 minutos en llegar al trabajo e iba escribiendo en ese tiempo, en el tren y cuando no tenía niños, ahora sería imposible". Libro que es un salto en el vacío para alguien que ha escrito mucho, "siempre me ha gustado mucho escribir", pero sobre células y diabetes tipo 1.

La diabetes de tipo 1 que "es una enfermedad devastadora, se conoce como diabetes juvenil porque afecta sobre todo a niños y gente joven, y no existe cura para esta enfermedad, estos pacientes dependen de la insulina para sobrevivir. Durante tiempo hemos sido pioneros con un procedimiento en el que trasplantamos células de un cadáver a pacientes diábeticos y hemos conseguido que diabéticos  de toda la vida no tengan que tomar insulina más, pero no tenemos suficientes órganos para beneficiar al número de pacientes. Ahora llevamos unos años trabajando en un proyecto en el que no habría necesidad de trasplantar las células sino que hemos descubierto unas células madre dentro del pácreas del paciente que podemos estimular sin trasplantarlas y ellas dan lugar a nuevas células que producen insulina, y esto sería una gran revolución porque tendríamos la oportunidad de restaurar la célula que se ha perdido como consecuencia del ataque autoinmune en un paciente diabético. Si tenemos éxito aún tenemos que esperar a ver  si podemos parar la respuesta autoinmune porque el sistema autoinmune está con la idea de matar la nueva célula y estamos trabajando con inmunólogos para conseguirlo" explica el doctor Domínguez Bendala que como todo científico se niega a dar fechas, "no puedo dar una fecha, pero estamos haciendo ensayos clínicos que hace unos años era ciencia ficción".

Ensayos que nos sitúan en "el momento menos malo para diagnosticar diabetes a un niño, puede que en breve, en cinco, diez años se ponga un dispositivo en la espalda y no haya que ir al hospital en seis meses a que le desplacen el dispositivo, no es una cura, pero cualquier paciente de hoy día firmaría una terapia como esta".

Lo más visto