También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
En 'Herrera en COPE'

El aceite de palma llega al Congreso de los Diputados

Aceite de palma. Imagen de archivo
 
  • authors:lista con un numero insuficiente de elementos

El debate sobre el uso del aceite de palma llega al Congreso de los Diputados. Una proposición no de ley pide que se evite su consumo por considerar que es perjudicial para la salud. La noticia coincide con la decisión de una gran superficie de retirar los productos elaborados con ese aceite.

De los creadores de “qué pasa con el panga”, llega ahora “qué pasa con el aceite de palma”. Desde luego corren malos tiempos para los alimentos cuya producción sea perjudicial para la salud y, además, para el medio ambiente.

No se molesten en buscar botellas de aceite de palma, porque se trata más bien de un producto que se utiliza en medio de la cadena alimentaria para un sinfín de alimentos procesados y envasados: margarinas, patatas fritas, pizzas, galletas, bollería, pastelería, helados... De hecho, es la grasa más consumida en el mundo.

El caso es que la industria alimentaria necesita un tipo de grasa que, a temperatura ambiente, permanezca semisólida para darle untuosidad al producto.

Pero eso sólo lo consigue la manteca animal y algunas grasas tropicales que cuestan mucho dinero. Echas cuentas y, mientras la tonelada de aceite de oliva cuesta 3.500 euros, y la de girasol 900 euros, la tonelada de aceite de palma tan sólo te sale por 650.

¿Problema? Que el aceite de palma está compuesto por un 50 por ciento de grasas saturadas, lo que aumenta el colesterol malo e inhibe el bueno.

Además, en su refinamiento, la industria lo somete a altas temperaturas que liberan sustancias nocivas para la salud.

Lo dicen consumidores, organizaciones de usuarios y voces autorizadas como el Centro Superior de Investigaciones Científicas.

Entonces, ¿por qué se consume? Pues porque, en teoría, si no se maltrata, es un alimento comestible. Y por pragmatismo: el aceite de palma que importa Europa cada año es superior al aceite de oliva y girasol capaz de producir.

Y luego está el otro problema. El destrozo que provoca en las selvas de África y el sudeste asiático.

Estos días, una gran superficie ha anunciado que dejará de vender productos de su marca blanca que contengan aceite de palma, reconociendo que, con ello, se está metiendo en un berenjenal, porque bastantes productos básicos tienen difícil sustitución.

Algunos fabricantes han asegurado que la medida no es necesaria si se investiga para someter al aceite a una temperatura más baja. En todo caso, el debate está abierto y este miércoles llega al Congreso de los Diputados.

Lo más visto