También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
No ha llegado a un acuerdo para renovar

Berizzo anuncia que no seguirá en el Celta

El técnico argentino no continuará la próxima temporada en Balaídos después de tres campañas como inquilino del banquillo del Celta tras no llegar a un acuerdo con el club para la renovación de su contrato. 

Celta Vigo coach Eduardo Berizzo applauds fans after the match
Berizzo no entrenará al Celta de Vigo la próxima temporada. | Reuters

El argentino Eduardo "Toto" Berizzo ha anunciado este mediodía que no continuará la próxima temporada como entrenador del Celta de Vigo, después de no llegar a un acuerdo con la directiva que preside Carlos Mouriño para ampliar su contrato, que finaliza el próximo 30 de junio.

El técnico celeste se ha despedido de sus futbolistas tras el entrenamiento a puerta cerrada que la plantilla ha realizado en las instalaciones deportivas de A Madroa, el último de la temporada, ya que el Celta cerrará este domingo el curso liguero recibiendo a la Real Sociedad en Balaídos.

Berizzo llegó hace tres veranos procedente de O'Higgins chileno. Tras superar una crisis deportiva que cerca estuvo de costarle el puesto (diez partidos sin ganar en la Liga 2014-15), el técnico logró enderezar el rumbo de un equipo que en su segunda temporada logró clasificarse para jugar la Europa League.

El técnico sudamericano se marcha de Balaídos, donde ya había jugado, después de hacer historia, al clasificar al Celta para jugar por primera vez las semifinales de la Europa League, además de otras dos semifinales de la Copa del Rey en los años 2016 y 2017.

El Celta de Vigo ha hecho oficial que Eduardo "Toto" Berizzo y su cuerpo técnico no continuarán en el club la próxima temporada, poniendo así fin a una etapa de tres años "maravillosos, de continuo crecimiento en el aspecto deportivo, social e institucional". "Tres temporadas magníficas en las que se ha perseguido sin desmayo un sueño que no sólo avivó la ilusión y la esperanza, sino que las ha anclado en el alma del celtismo", señala la entidad que preside Carlos Mouriño en su comunicado de prensa.

"Berizzo estará para siempre en la memoria del club y de su afición. Eduardo Berizzo había dejado una notable huella como jugador y deja ahora otra, más profunda, como entrenador, uno de los mejores, sin duda, de la historia del Real Club Celta", destaca.

El Celta muestra su gratitud por "su entrega, su implicación y la pasión que ha volcado en su trabajo durante esta etapa, de las más brillantes por juego, propuesta y logros, que ha habido jamás".

Berizzo reiteró este sábado que su deseo era cumplir una cuarta temporada en el banquillo de Balaídos porque veía al equipo con "margen de mejora", por eso hizo "mucha fuerza" para tratar de alcanzar un acuerdo con la directiva que preside Carlos Mouriño que no fructificó.

"Hice mucha fuerza por quedarme, y me he comportado con honestidad profesional y personal. No tengo ningún plan B, ni lo tuve ni lo tendré. Toda mi energía estaba puesta en continuar aquí porque es un lugar que adoro. Ahora me iré a mi casa. Mis hechos respaldarán mis palabras, me iré a casa a descansar", comentó el técnico argentino en rueda de prensa.

Hizo un balance positivo de sus tres años como técnico, en los que logró clasificar al equipo para jugar dos semifinales de la Copa del Rey y otra, la primera en la historia del club, para la Europa League, y dijo sentirse "mejor entrenador" que cuando llegó procedente de O'Higgins.

"No he alcanzado un acuerdo con la dirección del club para nuestra renovación, así que mañana será nuestro último partido al frente del equipo. Después de tres años, puedo decir que he cumplido mi tarea", comentó el ex futbolista, quien no quiso desvelar sus diferencias con la directiva.

"El contenido de las conversaciones son privadas. Soy una persona coherente y que respeta sus principios y su manera de pensar, y siempre protegí esas conversaciones, hoy también. No quiero hacer comentarios que luego se malinterpreten", apuntó.

Se marcha con la sensación de haber construido un Celta "más fuerte" y con el objetivo cumplido: "Cuando llegué dije que quería hacer sentir a la gente orgullosa del equipo que tiene, creo que lo hemos logrado".

Negó que estuviese en la sede de la Plaza de España, "el último día de mi contacto fue el miércoles", no descartó regresar al Celta en el futuro y reconoció que "por momentos" se vio la próxima temporada en Balaídos.

"Imagino que lo dimos todo, no hay reclamo hacia atrás. El Celta tarde o temprano golpeará esa puerta y caerá. Me hubiese encantado ser protagonista de una final y poder ganarla. Lo intentamos, hemos hecho un gran esfuerzo. El equipo, el club, la afición deben de seguir peleando para que esa puerta caiga", respondió cuando se le preguntó por las tres semifinales que perdió como técnico celeste.

"El equipo tiene un gran margen de crecimiento, con una combinación de gente joven, que ha madurado importante, y carácter muy interesante. El futuro es prometedor", sentenció.

Lo más visto