También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
'Fin de Semana'

"Paliativos no significa la muerte, es cuidar y atender”

 
  • authors:lista con un numero insuficiente de elementos

A las 12.30 del viernes otra vida se apagó. Con la novena sinfonía de Beethoven, David Goodall se inyectó a sí mismo –con ayuda médica– una sustancia letal. Se cumplía así la voluntad de una persona con plena consciencia, inteligencia, posibilidad de habla, limitada movilidad pero sin enfermedades. ¿Cuál fue entonces su motivo para decidir morir? Haber alcanzado los 104 años. “No soy feliz, quiero morir”, fue la  explicación que ofreció Goodall para conseguir someterse a un suicidio asistido.


ESCUCHA LAS ENTREVISTAS COMPLETAS

En Australia, el suicidio asistido es legal en los casos de pacientes terminales con una esperanza de vida menor a los seis meses. Por ello Goodall recurrió a una organización profesional para conseguir viajar a Suiza. Precisamente allí, desde 2015, cerca de un millar de personas han recurrido a esta práctica. Es lo que se conoce como 'turismo de la muerte'.

'Fin de Semana' ha tratado el tema de la eutanasia aprovechando además que el Congreso de los Diputados ha aprobado con los votos en contra del PP y de UPN y la abstención de Ciudadanos, la proposición de ley del Parlamento de Cataluña que pide una reforma del Código Penal para despenalizar la eutanasia y la ayuda al suicidio.

En el programa han hablado con José Luis. Tiene 49 años y hace no mucho que ingresó en el centro Laguna por las consecuencias del cáncer de páncreas que sufre. “La esperanza es lo último que se pierde”, comienza la entrevista. “Me queda muy poquito, pero la esperanza no la pierdo, no me quitaría la vida”.

Pedro también ha relatado en 'Fin de Semana' su situación. Su mujer, Pilar con 53 años está ingresada desde hace seis meses en el Centro Hospitalario Laguna por un tumor cerebral. “Hablo con ella aunque no me responde, pero entiende muchas de las cosas que digo”. En este recorrido, añade “me ha dicho que quiere luchar, que quiere vivir”. Además ha aclarado que los cuidados paliativos que recibe “no significan muerte ni sufrimiento”. “Mi experiencia es que mi mujer llegó muy malita al hospital y de un año a esta parte hemos empezado a vivir, estamos tranquilos y ella se ríe. Paliativos no significa la muerte, es cuidar, atender”.

En este sentido el Dr. Javier Rocafort, director médico del centro hospitalario Laguna y ex presidente de la Sociedad Española de Cuidados Paliativos ha insistido en que “se entienden mal” lo cuidados paliativos. “La intensidad que se puede alcanzar al final de la vida, la calidad de vida puede ser extraordinaria” y ha pedido dejar el "estado de abandono" en el que se encuentran los paliativos en España.  Además ha lamentado, “la eutanasia se ha convertido supuestamente en una petición progresista y la pedimos porque políticamente queda muy bien, para lo que nos valemos de encuestas a personas que ahora están sanas”. “Se puede conseguir llegar al final de la vida con un sufrimiento tolerable o sin él”, concluye el doctor Rocafort

“Merece la pena vivir porque hay personas, pájaros y cosas que están muy bien, excelentemente bien”, ha concluido Cristina López Schlichting.

Lo más visto