También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
LAUREANO OUBIÑA EN 'FIN DE SEMANA

"Nunca dejé un kilo de hachís en España"

COPE se traslada al centro de acogida donde el 'narco' más célebre de España pasará los últimos meses de condena 

 
 
  • authors:lista con un numero insuficiente de elementos

Hubo una época en España en la que hablar de narcotráfico era hablar de Laureano Oubiña, el capo del tráfico de hachís en Europa. E ironías de la vida, este hombre, nacido en Cambados (Pontevedra) hace 70 años, va a colaborar en la reinserción de toxicómanos ahora que ha recibido el tercer grado penitenciario. "He traficado con hachís y tabaco. Nunca dejé un kilo de hachís en España", le ha insistido al periodista de 'Fin de semana' de COPE, Diego al que González.

Su edad, su buen comportamiento, el escaso tiempo que le queda de condena (las tres cuartas partes las cumple el próximo 11 de julio) y el hecho de haber asumido su responsabilidad han sido argumentos que el juez central de Vigilancia Penitenciaria, José Luis Castro, ha esgrimido en el auto que concedió el régimen abierto a Oubiña en espera de tramitar, quizá en breve, su libertad condicional.

Oubiña trabajará con la Asociación San Francisco de Asís en la zona de Puerta de Hierro de Madrid, a la que cada día se dirigirá desde el Centro de Inserción Social (CIS) de Alcalá de Henares.

Fue en 1990 cuando Oubiña, que en todas sus imágenes, incluidas las de blanco y negro, aparece con su característica barba, fue detenido por un caso tan mediático como fue el Nécora. Y fue por este caso cuando tuvo su primera condena importante -de seis años-, pero, aunque parezca increíble, entonces fue condenado por delito fiscal y absuelto de narcotráfico.

Tuvieron que pasar nueve años para que un juez condenara a Oubiña por la actividad delictiva por la que era más conocido. Le cayeron cuatro años de cárcel por organizar y dirigir un transporte de 5.741 kilos de hachís desde su Galicia natal a los Países Bajos. Sin embargo, cuando la Audiencia Nacional dictó la sentencia, Oubiña ya había huido. Trece meses después fue detenido en Grecia y extraditado. Ahí empezó un periplo con salidas y entradas de las cárceles mientras se sucedían los juicios por tráfico de drogas o por blanqueo. Su última condena, a 4 años y 7 meses por blanqueo, es la que acabará de cumplir en semilibertad.

La presidenta de la Fundación Gallega contra el Narcotráfico, Carmen Avendaño, mostraba hace días en 'Herrera en COPE'  sus "dudas" sobre la reinserción de Oubiña.

Lo más visto