También en directo
Ahora en vídeo

Eurovisión

  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Eurovisión 2018 alza el telón bajo el 'sorpasso' de Chipre a Israel en las casas de apuestas

El festival arranca esta noche con una competitiva primera semifinal donde buena parte de los favoritos pugnarán por una de las diez plazas para la final

Vídeo | Fausto Jurado

Salvador Sobral consiguió el año pasado lo que parecía imposible: una victoria de Portugal en Eurovisión. El país vecino, absolutamente desencantado con el festival por sus continuos malos resultados, se había convertido en el participante con mayor número de intentos frustrados para el triunfo. Hasta 48. Y fue él, con su aspecto desaliñado y frágil imagen, quien se ganó el favor de toda Europa deleitando a todos con su delicada "Amar pelos dois". Su victoria le convirtió en un héroe en Portugal y recibió el apoyo de todos sus compatriotas durante los duros meses que vinieron posteriormente a consecuencia de sus problemas de corazón. Ya prácticamente recuperado del trasplante al que fue sometido, Salvador Sobral será uno de los grandes atractivos de un festival de Eurovisión que este martes (21.00h. La2) alza el telón de nuevo con la celebración de la primera semifinal. Los portugueses han querido hacer de su primer y anhelado festival en casa un gran show pero sin grandes derroches. El "low cost" se ha impuesto en casi toda la logística del concurso para evitar que Eurovisión siga siendo una máquina de gastar dinero. La televisión pública, la RTP, ha optado por prescindir de las pantallas LED en el escenario y apostar más por una imponente iluminación y una realización que contará de nuevo con ayuda de profesionales suecos. La temática marina será una constante en los tres show del concurso, además de una masiva promoción del país como destino turístico.  

Pero lo que todavía el festival no sabe es quién sucederá a Salvador Sobral. Los ensayos en los días previos han abierto el abanico de posibles candidatos al micrófono de cristal y muchos de ellos compiten entre sí este martes en la primera semifinal. Todos los pronósticos parecen coincidir, eso sí, en que Israel pisa fuerte para llevarse por cuarta vez en su historia el concurso. La representante israelí Netta se mantenía hasta este lunes primera en las casas de apuestas. La joven artista participa con un tema pop muy comercial que ya se ha convertido en un éxito dentro del mundo eurofán. A la actuación no le falta de nada: fuegos artificiales, bailarines con mallas de colores, un fondo dorado, decorado con gatos chinos de la suerte y un vestuario con inspiración manga. Su canción tampoco deja indiferente a nadie, tanto por su mensaje feminista como por los cloqueos de gallina que suenan a lo largo del tema. Una apuesta irreverente, algo freak, pero que va camino de convertirse en un hit internacional. 

Pero Israel no tiene, en absoluto, el triunfo en el bolsillo. En una primera semifinal muy competitiva, en claro contraste con la segunda del próximo jueves donde apenas destacan tres o cuatro candidaturas, otros cuatro países asoman como claras alternativas al triunfo. La artista griega Eleni Foureira ha conseguido acabar con el liderato de Israel en las casas de apuestas en la víspera de la gala. La diva helénica, que sin embargo representa a Chipre, ha encendido a todos con su "Fuego", un tema dance con reminiscencias étnicas. Su actuación, diseñada al milímetro, ofrece una coreografía sensual, derroche de pirotecnia y efectos digitales que simbolizan el fuego que da título a su canción. Una mezcla explosiva que ha permitido destronar a Israel como la gran favorita tras dos meses de supremacía indiscutible. 

Eurovisión 2018 alza el telón bajo el sorpasso de Chipre...

Pero hay otras opciones sobre la mesa. Es el caso de Estonia con la joven soprano Elina Nechayeva, que ha dejado con la boca abierta a la prensa especializada con su arrolladora voz y una puesta en escena que, si bien ya se ha visto en otras ocasiones en el concurso europeo, esta vez parece resultar más efectista y elegante. El lírico no ha funcionado bien a lo largo de la historia de Eurovisión, pero la representante estonia se ha encaramado a la segunda posición en las casas de apuestas y todos la temen. 

Para el checo Mikolas Josef, Eurovisión se ha convertido en un deporte de riesgo. El intérprete se lesionó gravemente en las cervicales por una pirueta mal ejecutada durante su primer ensayo en Lisboa y tuvo que ser tratado en tres distintos hospitales. Pese a que se llegó a hablar de una posible retirada, el checo ha podido recuperarse y defenderá su tema pop "Lie to me" que le podría dar a su país el segundo pase a la final y, tal vez, su mejor resultado histórico. Bulgaria, abonada al top5 en los dos últimos festivales, también apuesta fuerte este año con el grupo Equinox y la bada oscura "Bones". Sus compactadas voces y la escenografía futurista y robótica de su actuación serán sus armas para pugnar por el pase a la gran final.

En esta semifinal tampoco se quedarán a un lado divas como la azerí Aisel o la finlandesa Saara Aalto, segunda el año pasado en la edición británica de "Factor X". En una semifinal tan reñida y de gran nivel, resulta difícil pronosticar el destino de voces tan solventes como las del albanés Eugent Bushpepa o el austriaco César Sampson. Los dos han gustado mucho en los ensayos pero no tienen asegurada su plaza en la final. El romanticismo también estará presente de la mano de la lituana Ieva Zasimauskaitė, con beso incluido sobre un puente, y el irlandés Ryan O'Shaughnessy, que reproduce una historia de amor homosexual a lo 'La La Land' con la ayuda de dos bailarines. Si finalmente pasaran, ambos propuestas podrían convertirse en un serio obstáculo para Amaia y Alfred, que esta noche también acudirán a esta semifinal para ofrecer un adelanto de su elegante y sencilla actuación. 

Lo más visto