También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
Euroliga | 5ª jornada

El Barcelona pone fin a su mala racha en un ambiente reivindicativo en El Palau; el Unicaja estrena su casillero de visitante

El Unicaja rompió una racha negativa de tres derrotas consecutivas y ganó por primera vez a domicilio en lo que va de Euroliga, por 74-79 al Anadolu Efes. El Barcelona puso fin este viernes a una racha negativa de cinco derrotas consecutivas ante el Olympiacos (73-51), un encuentro en el que el conjunto azulgrana recuperó las sensaciones defensivas.

El Barcelona pone fin a su mala racha en un...
El Barcelona pone fin a su mala racha en un ambiente reivindicativo en El Palau | @FCBbasket
  • authors:lista con un numero insuficiente de elementos

El Unicaja rompió una racha negativa de tres derrotas consecutivas y ganó por primera vez a domicilio en lo que va de Euroliga, por 74-79 al Anadolu Efes, que sigue colista, en un gran último periodo, en el que logró 26 puntos por 15 de su rival.

El equipo cajista sentó las bases de la victoria desde el inicio con una fuerte defensa y tiros cómodos. Dos triples al comienzo del escolta finlandés Sasu Salin le dieron una ventaja de 2-6 ante un conjunto turco nervioso y descolocado.

El Unicaja, con dos triples más del ala-pívot estadounidense Jeff Brooks y del alero polaco Adam Waczynski, cerró el primer cuarto 19-25.

Pero en el Efes juega un excajista, el pívot serbio Vladimir Stimac, que levantó a su equipo de la mediocridad con 11 puntos y nueve rebotes.

Stimac puso por delante a su equipo por primera vez (30-28, m.16) frente a un Unicaja algo blando y disperso en lo ofensivo para un partido de estas características, aunque no perdió la idea de juego y pudo igualar a 35.

Tras el descanso, el Efes salió dispuesto a sentenciar (42-37, m.23) y dejó tres minutos sin anotar al Unicaja, pero el equipo español reaccionó liderado por el escolta serbio Nemanja Nedovic (44-44, m.25).

Las alternativas se sucedieron en el marcador, pero el Efes estuvo más centrado, sobre todo en ataque en el tramo final del tercer cuarto, en el que anotó 15 puntos por nueve del Unicaja (59-53, m.30).

Un parcial de 0-9 con tres triples consecutivos de Carlos Suárez, McCallum y Nedovic, devolvió la esperanza al Unicaja (64-66, m.35).

El Efes, que parecía tener el partido controlado, con gran dominio del rebote ofensivo, desperdició una ventaja clara (64-57) y propició minutos finales emocionantes y parejos en el electrónico.

El técnico cajista, Joan Plaza, ordenó cambios en la defensa y Nedovic, con un triple, lanzó a su equipo hacia la victoria (69-75, m.38).

El equipo español supo administrar su renta en los dos últimos minutos y logró un importante triunfo.



El Barcelona puso fin este viernes a una racha negativa de cinco derrotas consecutivas ante el Olympiacos (73-51), un encuentro en el que el conjunto azulgrana recuperó las sensaciones defensivas que desconectaron a un rival que en el Palau Blaugrana perdió la condición de invicto en la Euroliga.

El conjunto entrenado por Sito Alonso volvió a jugar como un bloque, anuló en la pintura a Georgios Printezis (5 puntos) y provocó que su rival cosechara 21 balones perdidos.

Prueba del juego coral del Barcelona lo demuestra que, a excepción del reaparecido Víctor Claver, anotaron todos los jugadores de la plantilla con Pierre Oriola (11 puntos) y Kevin Séraphin (13 puntos) como principales argumentos ofensivos.

Empezó el partido con un Palau Blaugrana silencioso y reivindicativo políticamente. Un ambiente que se notó en la pista, especialmente en las filas de los jugadores locales, que veían como los griegos endosaban un primer parcial de 0-6 (min.2).

Poco a poco, los de Sito Alonso carburaron, especialmente en defensa, uno de los puntos débiles en las últimas cinco derrotas consecutivas.

A ello se sumaba, el acierto de Koponen desde el perímetro -dos triples tras los primeros diez minutos- y la aportación de los interiores que dejaban el partido igualado tras el primer cuarto (14-14).

Fue con la entrada de la segunda unidad cuando el Barcelona agarró las riendas de un partido marcado por la defensa. Un reaparecido Rakim Sanders, baja en el último mes, y un triple de Navarro daban al Barcelona una primer ventaja (23-16, min.14).

Poco antes del descanso, el equipo griego se acercaba con un tiro desde el perímetro de Papapetrou, al que respondió Séraphin con un 2+1 que volvía a dar aire a su equipo (32-26).

Empezó el segundo tiempo como lo hizo el primero: con un parcial de 0-6 de Olympiacos, que igualaba rápidamente el encuentro (32-32, min.22).

Frenó la sangría el cuadro local con un triple de Moerman. Pero los auténticos protagonistas del tercer cuarto fueron Pressey y Sanders. Su intensidad defensiva traducida en robos de balón permitió al Barça hacer lo que más le gusta: correr en ataque.

En éstas, Moerman anotaba desde la línea de 6,75 metro e incluso Pressey perdía el miedo a buscar la canasta desde el perímetro. Precisamente, un triple del base estadounidense ayudó al Barcelona a completar un parcial de 10-0 (45-34, min.25).

Pese a ello, el Olympiacos no se asustó. Apretó en defensa y entraron las dudas de los locales. En éstas, su rival encadenaba un parcial de 0-6 gracias a los tiros libres y a un triple de Toliopoulos (45-41, min.28).

El Barcelona supo frenar el intento de remontada de los griegos y afrontó los últimos diez minutos con el partido controlado, pero ni mucho menos sentenciado (49-41).

El camino de la victoria lo empezaron marcar Pau Ribas, Thomas Heurtel y Oriola con las tres primeras canasta del último periodo (55-41, min.33) y una defensa, la azulgrana, que dejaba sin ideas a un Olympiacos, muy desacertado desde la línea de 6,75 metros.

Pedía Ioannis Sfairopoulos tiempo muerto para reanimar a sus jugadores, pero ya era demasiado tarde. El Barcelona seguía intratable en defensa y podía correr en ataque, con Oriola como líder ofensivo. Un cóctel definitivo que daba a los locales una ventaja definitiva de 19 puntos (62-43) a falta de seis minutos para el final.

Finalmente, la ventaja se amplió hasta los 22 puntos (73-51). Una victoria balsámica para un equipo en construcción que volvió a demostrar que puede ganar a cualquier rival, siempre y cuando sea fiel a la intensidad defensiva.

Lo más visto