También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
PISCINA SUCESOS

Monitoras y director de piscina de Ripoll, a juicio por la muerte de una niña

La titular del Juzgado de Instrucción 1 de Ripoll ha mandado a juicio a las cuatro monitoras-socorristas y al director de la piscina municipal de Ripoll por la muerte de una niña de 4 años, vecina de Campdevànol, que se ahogó durante un cursillo de natación, en mayo de 2017.

  • Agencia EFE

La titular del Juzgado de Instrucción 1 de Ripoll ha mandado a juicio a las cuatro monitoras-socorristas y al director de la piscina municipal de Ripoll por la muerte de una niña de 4 años, vecina de Campdevànol, que se ahogó durante un cursillo de natación, en mayo de 2017.

El auto que pone fin a la instrucción ve indicios de "homicidio por imprudencia grave", que se desprenden "del atestado e informes periciales de los Mossos, de las declaraciones de los investigados, testificales y del resultado del informe médico forense".

La imputación se ha dirigido contra cinco personas, las cuatro monitoras, Eva B.R. Raquel T.P. Montserrat C.P., y María Dolores S.F y el director de la piscina, Jordi G.C, así como contra los responsables civiles, el Ayuntamiento de Ripoll y el Departamento de Educación de la Generalitat.

Entre otras cosas, detalla la juez que el día de los hechos "no había personal haciendo funciones de socorrista ni en la piscina pequeña ni en la grande".

Los hechos tuvieron lugar el viernes 19 de mayo de 2017, por la mañana, cuando 27 alumnos de P4 de la Escuela Pirineu de Campdevànol fueron a hacer un cursillo de natación a la piscina.

Para la juez está acreditado que ese día Eva B.R. tenía asignadas las tareas de socorrista de 09:45 a 11:45 horas, lo que coincidía con el curso de P4, pero como faltaba una monitora para poderse dar el curso, "pasó a cubrir la vacante de monitora y no de socorrista".

Debido a la corta edad de los pequeños, las profesoras también entraban en la piscina, por si alguno de ellos debía ir al baño o tenía alguna otra incidencia, así la monitora podía seguir atendiendo al grupo.

Una vez acabada la clase, apunta la juez, "ninguna monitora ni profesora advirtió la ausencia de la pequeña", hasta que el resto de niños ya se habían puesto los albornoces y se dirigían a los vestuarios".

Fue entonces cuando una de las profesoras vio que en el banco de piedra donde los niños dejaban sus cosas, quedaban todavía un albornoz y unas chanclas, fue al vestuario a ver si la niña estaba allí, pero una de las monitoras la encontró flotando en la parte profunda de la piscina pequeña.

El auto concluye, en referencia al director de la piscina, Jordi G.C., que "incurrió en una negligencia grave".

Según el auto, la situación que se vivió el día del suceso "no fue imprevisible" porque, como mínimo, se sabía el día anterior.

Ahora se abre un periodo de 10 días para que Fiscalía y acusaciones particulares decidan si acusan o piden que se archive el caso, y en el caso que decidan acusar, que presenten su escrito de acusación.

Lo más visto