También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
CASO LEZO (Seguirá Ampliación)

Un imputado dice que González ideó las comisiones pagadas en compra del Canal

Madrid, 11 may (EFE).- Diego García, exgerente de la filial colombiana del Canal de Isabel II, ha declarado hoy al juez del caso Lezo que la idea de cobrar 5,4 millones de dólares en comisiones por la compra de la brasileña Emissao en 2013 partió del expresidente madrileño Ignacio González, quien estaba totalmente al corriente de la operación.,García ha declarado hoy por segundo día ante el juez del caso Lezo en la Audiencia Nacional y ha detallado las comisiones que se pagaron en la compra de E

  • Agencia EFE

Diego García, exgerente de la filial colombiana del Canal de Isabel II, ha declarado hoy al juez del caso Lezo que la idea de cobrar 5,4 millones de dólares en comisiones por la compra de la brasileña Emissao en 2013 partió del expresidente madrileño Ignacio González, quien estaba totalmente al corriente de la operación.

García ha declarado hoy por segundo día ante el juez del caso Lezo en la Audiencia Nacional y ha detallado las comisiones que se pagaron en la compra de Emissao, una empresa por la que el Canal abonó, a través de la filial colombiana que él gestionaba (Inassa), 29 millones de dólares y que después perdió su valor hasta los 5 millones.

Según han informado a Efe fuentes presentes en su comparecencia, García ha dado más detalles de esas comisiones, que recibieron, además de él mismo y del expresidente madrileño, ex delegado del Gobierno en Ceuta Luis Vicente Moro, el hombre fuerte de González en Latinoamérica Edmundo Rodríguez Sobrino y Ramón Navarro, que fue gerente Triple A, propiedad de Inassa.

García ha dicho que el ideólogo de que Emissao pagara las mordidas fue González, que estaba al tanto de toda la operación y que daba las órdenes a Rodríguez Sobrino, brazo ejecutor de la misma.

Ha explicado que los técnicos del Canal hicieron unas valoraciones de Emissao mucho más bajas del precio por el que se compró finalmente, pero González y Rodríguez Sobrino hicieron caso omiso de ellas y se basaron en otra valoración más alta de la empresa Essentium, que dirigía Moro.

Lo más visto