También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

El etarra Ibon Iparaguirre, enfermo de sida, será trasladado a un centro sanitario de Mondragón

El etarra Ibon Iparaguirre. ABC
El etarra Ibon Iparaguirre. ABC | El etarra Ibon Iparaguirre. ABC
  • authors:lista con un numero insuficiente de elementos

Tags

El preso de ETA Ibon Iparraguirre, enfermo de sida, ingresará el viernes en el centro sanitario Aita Menni de Mondragón (Gipuzcoa), según han confirmado a Efe fuentes penitenciarias.

El juez de Vigilancia Penitenciaria de la Audiencia Nacional José Luis Castro ha dado su autorización para efectuar el traslado de este preso etarra gravemente enfermo desde la cárcel de Alcalá Meco al citado centro, que desde 2012 cuenta con una Unidad de Psiquiatría legal.

Esta unidad está concebida para albergar a enfermos mentales con causas penales y está dotado con mayores medidas de seguridad que las de un centro sanitario ordinario.

Desde las pasadas Navidades se ha especulado con la posibilidad de que el recluso fuera trasladado a Aita Menni.

La Asociación de familiares de presos Etxerat ya criticó entonces que fuera internado en este centro al considerar que su estado de salud es "límite", y que debería estar en su domicilio y "recibir tratamiento dignamente en su casa".

También el Defensor del Pueblo ha solicitado este mismo mes a Instituciones Penitenciarias información sobre la situación de este preso, tal y como le reclamó EH Bildu, mientras que la AVT ha pedido que no se mejore su situación penitenciaria ya que es un preso condenado a más de 200 años, que además no ha hecho "autocrítica", ni ha mostrado "arrepentimiento por los delitos cometidos".

Iparragirre, natural de Ondarroa, fue condenado a 299 años de cárcel por la explosión de un coche bomba en esta misma localidad vizcaína en septiembre de 2008.

El preso había solicitado en varias ocasiones su excarcelación por su precario estado de salud. De hecho ya estuvo dos años en prisión atenuada en su domicilio, aunque en 2014 volvió a la cárcel para cumplir la condena por la explosión del coche-bomba en la comisaría de la Ertzaintza de Ondarroa.