También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

"La democracia ha desaparecido de Cataluña"

Boadella cree que el 155 se tiene que mantener de forma indefinida, para así "devolver la democracia a través de la fuerza".

  • authors:lista con un numero insuficiente de elementos

En declaraciones al programa 'Converses de COPE Cataluña y Andorra', Albert Boadella, dramaturgo y actual Presidente de Tabarnia en el exilio, sostiene que para que el artículo 155 sea efectivo tendría que durar un tiempo indefinido, “hasta que los medios de comunicación dependientes del gobierno catalán fueran medios auténticamente democráticos”. Boadella opina que la democracia tiene que instaurarse a través de la fuerza, puesto que últimamente parte de la población catalana se ha adherido a una corriente extremista en la que “Cataluña es un Dios” y esto lleva a una devoción fuera de lo normal y a lo que él considera lo peor, “que es la secta”.

Albert Boadella asegura que los independentistas "quieren escuchar lo que les resulta más agradable, quieren escuchar ficción" y que eso es lo que encuentran "en emisoras como Rac1 y Catalunya Ràdio" cuyo discurso considera que “no tiene nada que ver con la realidad, se trata de una realidad tergiversada completamente”.

Sin embargo, recuerda que una parte importante de la sociedad catalana no es independentista y por eso reclama una contraprogramación a los medios públicos catalanes, en especial para TV3. Se trataría, según explica, de poner en marcha “una televisión para unos millones de habitantes que no son nacionalistas". "No se trata de hacer propaganda antinacionalista” , afirma. Para Boadella es cuestión de “traer de nuevo la democracia”. Según el dramaturgo, “nacionalismo y democracia son dos cosas que no cuadran bien”. El presidente de Tabarnia en el exilio considera que en el territorio catalán no se muestra una realidad democrática, y asegura que “la democracia ha desaparecido de Cataluña”.

En relación al clima social, Albert Boadella ha explicado que solicitó protección policial para la pasada diada de Sant Jordi y que acudió a firmar libros con esa protección. “No me fiaba de que me vinieran a montar un cirio”, ha asegurado. No ha ocultado que tener que pedir protección en el territorio donde nació para ir a firmar un libro le parece "de una enorme gravedad”. El dramaturgo ha explicado que, de hecho, que en Cataluña tiene una cierta prudencia e incluso miedo, y que ya ha recibido avisos. “En Jafre me tiran bolsas de basura al jardín, me echan 30 o 40 y me pintan la pared de casa”, ha explicado. Pese a la gravedad de la situación, Boadella se lo toma con cierta filosofía y consigue ironizar sobre el tema : “Mientras no me pinten la cara, perfecto”, ha asegurado.

Por otro lado, sobre el asunto de los encarcelamientos de artistas, el dramaturgo ha considerado “natural" que los artistas transgredan la corrección política. "Tienen que romper ciertas cosas, pero tienen que saber el riesgo que eso significa”, explica. Para Boadella el factor diferencial y la gracia del artista es saber decir las cosas “de una manera que consiga que un juez no te caiga encima”. Pero en los casos actuales, cree que algunos “lo hacen de una manera tan basta que resulta además de ofensivo, feo e insoportable”. En su opinión, el hecho de pronunciar palabras malsonantes tarareando una canción hace que “el insulto tome más magnitud que si lo dijera directamente”.

Boadella considera que deben existir leyes que protejan al ciudadano de los insultos y de las calumnias. “Yo sería el primero en denunciar a alguien que me insulta públicamente, aunque sea tatareando una canción”, ha asegurado.