También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
SUCESOS DESAPARICIÓN (Resumen)

Concluye registro en casa de expareja de Sonia Iglesias tras reabrirse caso

El Juzgado de Instrucción número 3 de Pontevedra ha reabierto la causa en relación con la desaparición de Sonia Iglesias, una mujer en paradero desconocido desde agosto de 2010, cuyo rastro ha buscado hoy la Policía Nacional durante nueve horas en una casa de la familia de su expareja, Julio Araújo.

  • Agencia EFE

El Juzgado de Instrucción número 3 de Pontevedra ha reabierto la causa en relación con la desaparición de Sonia Iglesias, una mujer en paradero desconocido desde agosto de 2010, cuyo rastro ha buscado hoy la Policía Nacional durante nueve horas en una casa de la familia de su expareja, Julio Araújo.

La causa ha sido declarada secreta al entender el juzgado que su difusión podría afectar a la investigación, informaron a Efe fuentes jurídicas.

Las labores de rastreo, que se han centrado en una zona de la finca detrás de la vivienda, en donde se han hecho catas con un georradar y se ha excavado terreno, comenzaron a las 9.30 horas y se prolongaron hasta las 20.15 horas, con una pausa de dos horas al mediodía.

La Policía ha hecho acopio de diverso material en el registro, que se ha llevado en varias cajas y bolsas.

Concluido el registro, la expareja de Sonia Iglesias, en su momento investigado por la desaparición, aunque la causa fue archivada en 2015 por falta de pruebas, se ha marchado por su propio pie.

Julio Araújo ha asistido a los trabajos de rastreo por su relación con la propiedad del terreno.

La casa, propiedad de su familia, había sido registrada en su día por la desaparición de Sonia Iglesias, ya que ambos habían convivido en ella al inicio de su relación.

Lleva cerrada varios años y, actualmente, estaba en venta, según ha podido saber Efe.

La búsqueda se ha centrado en la finca trasera de la vivienda, un terreno de unos 800 metros que ha sido peinado con un georradar y en donde también se ha analizado un pozo artesanal de agua que fue vaciado por los bomberos y una fosa séptica que se encuentra en las inmediaciones.

El rastro de Sonia Iglesias, una mujer de 38 años en el momento de la desaparición, se perdió el 18 de agosto de 2010 después de que acudiera a una zapatería de la ciudad y ya no regresara a su puesto de trabajo como dependienta de un establecimiento comercial del centro de Pontevedra.

Su expareja sentimental y padre de su hijo llegó a declarar como investigado por esta desaparición, pero finalmente la justicia retiró la imputación y archivó el caso en abril de 2015 por falta de pruebas.

La familia de Sonia siempre ha mantenido sus sospechas sobre la expareja.

Cada año, desde la desaparición, una concentración multitudinaria recorre Pontevedra durante el mes de agosto para exigir que se aclare el caso.

Lo más visto

  • El Html Mod no se ha encontrado