También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
JUICIO ASESINATO

Acusado de matar a Díaz Moñux:"Lo que le pasó a él me pudo haber pasado a mí"

El último acusado que queda por juzgar por su presunta participación en el asesinato del abogado Díaz Moñux en 2008 ha reiterado hoy su inocencia y ha argumentado que no ha colaborado antes con la justicia porque recibió amenazas del resto de condenados y "lo que le pasó a Moñux" le podía haber pasado a él.

  • Agencia EFE

El último acusado que queda por juzgar por su presunta participación en el asesinato del abogado Díaz Moñux en 2008 ha reiterado hoy su inocencia y ha argumentado que no ha colaborado antes con la justicia porque recibió amenazas del resto de condenados y "lo que le pasó a Moñux" le podía haber pasado a él.

Miguel Ángel D. A. ha declarado hoy en la última sesión del juicio que repite la Audiencia de Madrid y que ha quedado pendiente del veredicto del jurado por un delito de asesinato alevoso mediante precio y otro de tenencia ilícita de armas, delitos por los que se enfrenta a 24 años de cárcel.

El acusado ya fue condenado en 2014 a esta pena por los mismos delitos junto a otros siete responsables, pero se fugó cuando el Tribunal Superior de Justicia de Madrid ordenó la repetición de la vista y permaneció en paradero desconocido hasta su detención en Brasil, en octubre del año pasado.

Miguel Ángel D.A. ha reivindicado una vez más su inocencia y ha explicado por qué ha cambiado su declaración en este juicio respecto al primero aportando un nuevo nombre, el de un tal Johan, al que, según él, pertenece el número de teléfono que señala a su usuario como autor del asesinato por el posicionamiento de las llamadas.

Según su versión, tanto a lo largo del primer juicio en 2014 como en vísperas de su repetición en 2015, recibió amenazas y presiones por parte de "mafias colombianas" del entorno del resto de acusados, por lo que sabiendo lo que habían hecho con Moñux, decidió seguir sus indicaciones para proteger a su mujer y su hija.

Ya en la primera sesión de este juicio, Miguel Ángel habló de Johan, un ciudadano colombiano al que conoció casualmente en un locutorio, se convirtió en su camello y presentó a Fernando G. H., uno de los ya condenados por el asesinato, cuando este último le dijo que buscaba un "matón".

"Mi único error fue presentar una persona a otra, pero no se me puede inculpar un asesinato", ha manifestado el acusado, dirigiéndose directamente a los miembros del jurado que tendrán que emitir su veredicto en los próximos días.

Y ha añadido: "Tienen mi vida en sus manos, pónganse en mi lugar porque podrían estar aquí igual que yo".

Sin embargo, para el abogado de la acusación particular que representa a la mujer e hijas del fallecido abogado y que ha expuesto hoy su informe final, este tal Johan se trata de un avatar que el acusado se ha inventado para exculparse como parte de una "historia que sólo existe en su imaginación".

Esto es así, según el letrado, porque "la única persona en el mundo que podía ser usuario" del número de teléfono inculpatorio es Miguel Ángel D. A. debido al tráfico de llamadas que existe con su familia y su lugar de trabajo, además de por el hecho de que tal línea entrara en modo "roaming" cuando él se fugó a Brasil cuatro días después del asesinato.

La defensa de Miguel Ángel, en cambio, pide una sentencia absolutoria para él y ha criticado "las películas" y "capítulos de CSI" que las acusaciones relatan, en los que "los malos son los de siempre y los buenos son los policías", apoyando así la versión de su cliente, a quien considera víctima de "mafias colombianas", pero también "policiales".

Lo más visto