También en directo
Ahora en vídeo

Elecciones

  • cmp-last-audios-header:lista con un numero insuficiente de elementos
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
CIS BARÓMETRO (Ampliación)

Repunta la preocupación por la corrupción y la independencia de Cataluña

Madrid, 8 may (EFE).- La preocupación de los españoles por la corrupción subió cuatro puntos el pasado mes de abril, hasta el 38,3 por ciento, consolidándose como el segundo problema más importante por detrás del paro, y también repuntó en casi tres puntos la inquietud por la independencia de Cataluña (11,0 por ciento).,Estos datos se recogen en el barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), que fue elaborado entre el 1 y el 10 del pasado mes de abril, coincidiendo con la polémic

  • Agencia EFE

La preocupación de los españoles por la corrupción subió cuatro puntos el pasado mes de abril, hasta el 38,3 por ciento, consolidándose como el segundo problema más importante por detrás del paro, y también repuntó en casi tres puntos la inquietud por la independencia de Cataluña (11,0 por ciento).

Estos datos se recogen en el barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), que fue elaborado entre el 1 y el 10 del pasado mes de abril, coincidiendo con la polémica por las presuntas irregularidades del máster universitario de la expresidenta de la Comunidad de Madrid Cristina Cifuentes.

La lista de principales problemas la sigue encabezando el paro, con el 62,3 por ciento, lo que supone tres puntos y medio menos respecto a los datos de marzo.

En segunda posición, vuelve a colocarse la corrupción y el fraude, que es la preocupación prioritaria para el 38,3 por ciento de los encuestados, cuando el mes anterior fue del 34,5.

Al margen de la corrupción, la subida más destacada que recoge el barómetro de abril del CIS es la de la independencia de Cataluña, que pasa del 8,6 -el nivel más bajo desde el referéndum ilegal del 1 de octubre- al 11 por ciento.

Coincide esta situación con el encarcelamiento en Alemania del expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont y la posterior decisión de la justicia germana de dejarle en libertad bajo fianza al no observar delito de rebelión en la solicitud de extradición de España.

No obstante, la inquietud por el desafío separatista catalán ha descendido notablemente desde octubre, cuando alcanzó el 29 por ciento.

La separación de Cataluña se situó en abril en sexta posición en la lista de principales problemas, por detrás de los políticos (27,4 por ciento), los de índole económico (21) y las pensiones (13,6), que bajaron dos puntos respecto al mes anterior (15,5).

En marzo, las pensiones repuntaron hasta su nivel más alto en 30 años, coincidiendo con las masivas movilizaciones en defensa del sistema público de prestaciones por jubilación.

La sanidad (10,3), los problemas de índole social (8,2), la calidad del empleo (8) y la educación (7,4), que desciende en algo más de dos puntos (9,6) en comparación con marzo, completan la relación de las diez preocupaciones más citadas por los encuestados.

Según los datos del CIS, los problemas vinculados con la mujer sufren un descenso, hasta el 0,2 por ciento, cuando en marzo fue el 1.

También baja la violencia machista, que pasa del 2,1 de marzo al 1,7 del último barómetro.

Por el contrario, los consultados ven una mayor preocupación en la inmigración, que es el principal problema para el 3,4 por ciento, cuando en marzo fue el 2,6.

Como es habitual, el CIS vuelve a interesarse por el escenario político y económico del país.

El porcentaje de encuestados que ve mala o muy mala la situación política se ha incrementado hasta el 76,2 por ciento, frente al 74,9 de marzo, y alcanza casi los niveles de octubre de 2017, cuando se celebró la consulta ilegal en Cataluña y un 76,9 por ciento de la población tenía una percepción negativa.

Solo un 2,7 por ciento cree que la situación política es buena, mientras que para el 18,9 por ciento es regular.

En cuanto a las perspectivas de futuro, un 29 por ciento cree que dentro de un año la situación política del país será peor y un 43,6 por ciento considera que seguirá igual, mientras que un 10,9 por ciento ve una perspectiva mejor en este ámbito.

Además, la mitad de los españoles ve esta situación igual que hace un año y un 42,7 por ciento la ve peor. Apenas un 4 por ciento considera que el año pasado la política se encontraba mejor.

Mientras, la valoración de la situación económica es menos negativa que en marzo, ya que un 54,4 por ciento la ve mala o muy mala, casi cuatro puntos menos que en el sondeo anterior.

Otro 37,3 por ciento califica el estado de la economía de regular y solo un 6,8 por ciento de buena.

Para el año que viene, la mayoría cree que la economía seguirá igual (42,6 por ciento).

Los que la ven peor superan, con un 21,7 por ciento, ligeramente a los que la ven mejor (21,1), unos porcentajes muy similares a los de marzo.

Lo más visto