También en directo
Ahora en vídeo

Economía

  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
ECONOMÍA DERECHO

Catedráticos critican "despilfarro público" por ausencia de control jurídico

Más de 35 catedráticos de Derecho Financiero y Tributario de diversas universidades españolas han alertado de que la ausencia de un control jurídico sobre los gastos públicos propicia "despilfarro" e inversiones "totalmente improductivas" y han criticado que la Administración trate al ciudadano como súbdito.

  • Agencia EFE

Más de 35 catedráticos de Derecho Financiero y Tributario de diversas universidades españolas han alertado de que la ausencia de un control jurídico sobre los gastos públicos propicia "despilfarro" e inversiones "totalmente improductivas" y han criticado que la Administración trate al ciudadano como súbdito.

Estas consideraciones se recogen en la denominada "Declaración de Granada", un documento firmado por estos docentes, que han analizado la evolución de su especialidad desde que nació hace medio siglo.

El texto critica la ausencia de un control jurídico sobre los gastos públicos y estima que está propiciando "el despilfarro y las inversiones totalmente improductivas, económica y socialmente", que satisfacen "intereses y caprichos individuales y no necesidades colectivas".

El grupo reconoce que queda "mucho por hacer" sobre la concreción de los principios de justicia financiera y aprecia una "involución", ya que considera que la Administración Tributaria no contempla a los contribuyentes como ciudadanos sino como "súbditos".

La "Declaración de Granada" apunta que no se respeta el principio de igualdad porque la tributación distingue el origen de sus rentas y, sobre todo, porque existen diferencias "o discriminaciones" por razón de la residencia dentro del país.

"El saqueo, el derroche o simplemente el mal uso de los fondos públicos no justifican de ninguna manera cualquier forma de objeción fiscal", señala la declaración, que ha criticado además que parezca que el afán recaudatorio se ha convertido en el "único objetivo" de los órganos tributarios, "con olvido de los derechos y garantías individuales".