También en directo
Ahora en vídeo

Economía

  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
CAM INTERVENCIÓN

Audiencia Nacional retoma causa por daño de 467 millones en inversiones CAM

Madrid, 27 abr (EFE).- La Audiencia Nacional ha ordenado reabrir la causa por la participación de la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) en once sociedades inmobiliarias, lo que habría generado pérdidas de 467 millones de euros a la entidad, al ver indicios de un "plan criminal grupal" para generar "réditos" a sus gestores.,La sección cuarta de la sala de lo Penal revoca así el archivo por prescripción decretado el pasado mes de marzo por la juez Carmen Lamela a instancias de la Fiscalía y da

  • Agencia EFE

La Audiencia Nacional ha ordenado reabrir la causa por la participación de la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) en once sociedades inmobiliarias, lo que habría generado pérdidas de 467 millones de euros a la entidad, al ver indicios de un "plan criminal grupal" para generar "réditos" a sus gestores.

La sección cuarta de la sala de lo Penal revoca así el archivo por prescripción decretado el pasado mes de marzo por la juez Carmen Lamela a instancias de la Fiscalía y da la razón al Fondo de Garantía de Depósitos (FGD), que inyectó 5.249 millones de dinero público en la caja antes de su venta.

La fiscal Belén Dorremochea entendía prescrita una presunta administración desleal por parte de los investigados, antiguos miembros de la comisión de control de la caja y de su participada, la Tenedora de Inversiones y Participaciones (TIP).

Argumentos que ahora rechaza la sala que preside la juez Ángela Murillo, al valorar que, en virtud del Código Penal vigente entonces, los hechos constituirían una "serie separada de operaciones de deslealtad" en la que también encajaría la apropiación indebida, lo que permitiría ampliar el plazo de las investigaciones.

En este sentido, afirma que es "precipitado" acordar el archivo a falta de nuevas pruebas que podrían mostrar, entre otros descubrimientos, los réditos obtenidos al "trasladar el riesgo de las operaciones especulativas a la CAM".

Según el relato, al que ha tenido acceso Efe, existen alternativas que permitirían aumentar la duración de las pesquisas como son la estafa cualificada y la asociación ilícita al tratarse de una "trama grupal que puede superar la mera codelincuencia".

Los magistrados perciben una "mecánica hecha por determinados administradores bancarios en torno a TIP (...) que se reitera en el tiempo, con el objeto de apoderarse de beneficios rápidos en la adquisición de solares mediante urdimientos torticeros".

Todo ello habría repercutido en la caja "perjudicándola en unas pérdidas irreversibles que superan los 405 millones de euros" y con el "oportuno reparto de roles, entre los que el papel de algunos investigados no es desdeñable ni accesorio".

El tribunal estima, por tanto, que no existe prescripción mientras el delito más grave no haya expirado pues las operaciones, aunque fueron ejecutadas en diversos años, "exteriorizan una secuencia" en virtud de un plan que afecta siempre a la misma víctima -la entidad-, generando un "enorme perjuicio" a la CAM y unos "réditos rápidos a sus gestores".

Las pesquisas se iniciaron en 2015 a instancias del FGD, al que el último informe aportado por el Banco de España señala como único perjudicado por el quebranto.

Se trata de once proyectos inmobiliarios en Cataluña, Comunidad Valenciana, Murcia y Andalucía, que supusieron una inversión de 594,2 millones y que generaron pérdidas por importe de 467 millones (el 78 %), de los cuales 405,6 millones son irreversibles.

Cifras que, critica el escrito del organismo, "reflejan la calidad de la gestión realizada con el agravante de que los socios obtuvieron un lucro injustificado teniendo en cuenta que todos resultaron fallidos".

Detalla además la operativa, por la que el socio le vendía a la sociedad que tenía constituida con la CAM el suelo a desarrollar, "a un precio notoriamente superior al de coste", satisfecho mediante un préstamo concedido por la propia entidad.

De este modo, cobraban por el suelo vendido como si se hubiera realizado el proyecto íntegro, obteniendo una ganancia no justificada, dado que los beneficios "eran sólo una mera expectativa".

Lo más visto