También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
XOEL LÓPEZ (Crónica)

Xoel López asalta el Teatro Principal con la tercera pieza del puzzle

Marta Salguero

  • Agencia EFE

Marta Salguero

Xoel López elige para sus conciertos en Zaragoza espacios íntimos, tanto como sus letras; salas donde la empatía entre el músico y el público se hace más evidente. Esta vez ha asaltado el Teatro Principal con ecos que evocan lugares lejanos y, a la vez, cercanos.

Lo ha hecho con cada una de las diez canciones que componen su último álbum 'Sueños y pan', que el cantante coruñés ha interpretado por primera vez en Zaragoza desde que vio la luz, y que ha completado con saltos en el tiempo, muy celebrados por el público.

Pero antes ha sido el turno de Bigott (y su capa de superhéroe). Con su último álbum 'Candy Valley' y su 'show' casi cómico, causante de muchas carcajadas, ha dejado el listón bien alto.

Y el cantante coruñés con su banda ha sabido recoger del escenario esa energía. Y el ritmo ha continuado.

Su último trabajo es una pieza más de un puzzle que comenzó con 'Atlántico', un disco nacido de sus vivencias en el continente americano que sorprendió a sus seguidores.

Sorprendió por el giro musical que supuso tras su etapa en Deluxe, pero sobre todo atrapó. Paramales (2014) siguió esta senda que ahora continúa con 'Sueños y Pan'. Tres discos que son tres piezas diferentes, cada uno con su forma, pero conectadas. Encajan formando parte del mismo puzzle.

Así, los ritmos y ecos latinos que marcan la música de Xoel López han sonado esta noche. Ha comenzado con Jaguar, la primera canción del álbum dedicada a su hijo, el que rompió "todos sus espejos" y el que quiere "ser y sentir todas las cosas". Y ha seguido con 'Cometa', 'Imsomnio', 'Frutos', 'Primavera', 'Lodo'. Todas canciones del mismo disco y todas nombradas con una sola palabra.

Pero antes ha habido saltos en el tiempo, con 'Hombre de ninguna parte', 'Todo lo que merezcas', 'Por el viejo barrio' o 'Tierra' porque, según ha dicho, ésta es una noche para hacer lo que nos apetezca.

Sus discos tienen mucho de su vida, son una autobiográficos. Si en Atlántico dedicó una canción a Buenos Aires, donde fijó su campamento base para explorar el continente, ahora le canta a Madrid, donde confluyen todos sus caminos y de cuyas calles es "preso".

En sus letras se define a sí mismo. De él dice ser un "asaltante de estaciones" (y esta noche de teatros), que vivía sembrando horizontes y soñando mares de otros ríos, porque fue "hijo de todas las madres". Letras sinceras que suenan a confesión y que hoy han volado también en el Principal.

Y acompañando a estas letras, melodías lentas, cargadas de ritmo, que evocan un espíritu soñador, pero que ante todo invitan a bailar. En medio de esos ecos folclóricos, que son ya marca de la casa, aparece también el Xoel López al que le gusta divertirse con la guitarra.

Arreglos instrumentales que forman parte de sus canciones y que en directo cobran vida propia como ha demostrado hoy el músico sobre el escenario con 'Serpes', cantada en gallego, y con la eléctrica 'Balas'.

El público, su público fiel, ha seguido atento la actuación. Ha coreado las letras, ha vibrado y, aunque sentado, no ha evitado seguir el ritmo con los pies hasta que se ha levantado, porque con Xoel López es inevitable. Porque con su música es fácil decir aquello de uno de sus temas: "Yo sólo quería que me llevaras a bailar".

Lo más visto