También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

‘La valentía’: derribo del miedo

Dos hermanas pugnan por el destino de una casa familiar

‘La valentía’: derribo del miedo
 
  • @RaquelCastejon
  • Raquel Castejón

La energía desbordante de Inma Cuevas y Estefanía de los Santos en plena riña fraterna es el primer latido de La valentía; energía que vaticina el frenesí que va a agitar las paredes del Pavón Teatro Kamikaze durante toda la obra. Trini y Guada Lekuona han heredado la residencia familiar donde pasaban los veranos de su infancia, con el hándicap de una autopista construida posteriormente a tan solo cinco metros de la vivienda. La nostalgia y emotividad de Guada la llevan a querer conservar la casa a toda costa, mientras que Trini valora más la quietud que su valor sentimental y pretende deshacerse de ella.

Un gran acierto de Alfredo Sanzol (Pamplona, 1972) es el equilibrio que logra crear entre cada personaje, cuya garra en las tablas se retroalimenta con la del resto del elenco y enriquece toda la puesta en escena. Descuellan, sin embargo, el dramatismo sobreactuado de Estefanía de los Santos en la piel de Guada, y el garbo de Inma Cuevas, divirtiéndose a placer al encarnar la locura revestida de racionalidad que define a Trini.

Otro de los puntos fuertes de esta comedia de enredo, que recuerda por momentos a Cuatro corazones con freno y marcha atrás, estriba en algún guiño aparentemente fácil al cine de terror que el espectador se limita a identificar, y que le arranca segundos después una risa floja e inesperada por el simple arqueo de una ceja o un silencio contenido en el momento propicio.

Lejos de enmarcar su obra en el tándem naturaleza-civilización, Sanzol ha encontrado la inspiración de La valentía en su abuela Luisa, quien fue la única vecina que no abandonó su casa, situada entre los municipios burgaleses de Briviesca y Frías, ante la construcción de la citada carretera.

Una “mujer antigua” de las que dan miedo al miedo, cuyo intrépido nieto tan pronto bucea sin temor por el drama a partir de vivencias propias, como se abre camino triunfante a través de parajes cómicos.

Texto y dirección Alfredo Sanzol

Intérpretes Jesús Barranco, Francesco Carril, Inma

Cuevas, Estefanía de los Santos, Font

García y Natalia Huarte

Diseño de iluminación Pedro Yagüe

Escenografía Fernando Sánchez Cabezudo

Vestuario Guadalupe Valero

Música Fernando Velázquez

Lo más visto

  • Letf1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado