También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
QUIMI PORTET (Entrevista)

Quimi Portet edita disco "en homenaje al esfuerzo de la gente por divertirse"

Rosa Díaz.

  • Agencia EFE

Rosa Díaz.

Las fiestas mayores de invierno resultan entrañables para Quimi Portet: "Todos en anorak, a cinco bajo cero, esforzándose en divertirse y encontrar novio"; así que ha titulado su disco "Festa Major d'Hivern", una buena metáfora para alguien que se dedica a la música para "huir del mundo gris".

"Soy un flipado pero no soy un frívolo", ha matizado en una entrevista concedida a Efe con motivo de la salida al mercado de su décimo disco, sin contar los muchos que editó con El Último de la Fila, Los Burros y Los Rápidos.

Un álbum compuesto por 13 temas fieles al estilo personal e intransferible de este músico, a medio camino entre el surrealismo y el subruralismo.

En lo musical destacan los "riff" de guitarra sobre los que construye las canciones, y en las letras el sentido del humor irónico y sin concesiones, marca de la casa.

Pero no todo son risas, el disco también segrega cierta melancolía y desengaño, que el artista achaca en parte a su propio mundo interior y en parte a las circunstancias externas.

"Mi flipe personal es el eje de mi música, pero no soy impermeable a lo que pasa a mi alrededor, ni paso de todo", ha dicho en referencia al proceso soberanista catalán.

"Yo me ilusioné con el 1 de octubre -ha añadido- y luego vino la decepción, aunque creo que el desencanto general viene de más atrás".

Quimi Portet se considera parte de "una generación que pensaba que todo iba para arriba. Más libertad cada vez, más igualdad de género, más derechos sociales; y luego ha visto que no: que la democracia esconde viejos autoritarismos y que ahora vamos para abajo".

Este desencanto no le ha impedido editar un disco básicamente optimista y alegre porque, según dice, "cuanto más triste y sórdida es la situación, más me apoyo en la música para encontrar el punto de flotación"

Portet empezó a tocar la guitarra con 15 años para evadirse y la evasión sigue siendo esencial en su música, aunque "sin frivolidad", insiste, porque "la evasión puede ser muy combativa: Sisa es un ejemplo".

A sus 60 años, sigue disfrutando mucho editando discos y presentándolos en directo. "Hasta la promoción y las entrevistas me gustan", bromea.

"Festa Major d'Hivern" lo ha grabado todo él solo: él toca todos los instrumentos, excepto una guitarra de Phil Manzanera en "Pedalada Popular".

Aunque es sobre todo guitarrista, Quimi Portet se siente cómodo tocando cualquier instrumento en estudio, algo que hace desde la época de Último de la Fila y que esta vez ha llevado al extremo porque le apetecía "chocar con los propios límites" y "descubrir cosas que cuando trabajas en equipo quedan escondidas".

Tan solo ha contado con la colaboración de David Tickle que le ayudado en la grabación de las voces y ha mezclado y coproducido el disco.

La guitarra es especialmente protagonista en este trabajo, en el que el 50 por ciento de las canciones han sido compuesta a partir de un "riff" de guitarra simple y eficiente.

Una base musical sobre la que despliegue su poética popular y sus letras "desequilibradamente sobrias", como dice Albert Plà en el texto que ha escrito para presentar el álbum de su colega.

"En este disco me explico intensamente. Es cierto que en otros discos no se me entiende, pero éste se entiende muy bien", ha concluido Portet.

Lo más visto