También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
FUNDACIÓN MIRÓ (Entrevista)

Nuevo director de F.Miró quiere dar relevancia a la experiencia del visitante

Jose Oliva

  • Agencia EFE

Jose Oliva

El nuevo director de la Fundación Joan Miró, Marko Daniel, pretende potenciar la colección como piedra angular de la institución con nuevas formas de presentarla, para que "cada visitante tenga su propia experiencia" con el artista.

En una entrevista concedida a Efe, Daniel considera que la situación de la Fundación Miró que hereda de su antecesora, Rosa Maria Malet, es inmejorable: "Tenemos una institución única en el mundo, que es la expresión de la relación y la amistad de un artista universal con un magnífico representante de la arquitectura moderna, Josep Lluís Sert".

En esos "pequeños retoques" que Daniel prevé, pretende "continuar con un nuevo ritmo e incorporar algunas nuevas ambiciones".

Tras elogiar "el entorno cultural, la situación de la fundación y la actitud del equipo del museo, con una gran experiencia y con ganas de lanzarse a nuevos proyectos", el nuevo director de la Miró cree que la fundación puede "crear un ambiente especial en la montaña de Montjuïc en un entorno rodeado de naturaleza, con unas vistas panorámicas de la ciudad, que puede convertirse al mismo tiempo en un espacio de tranquilidad, de contemplación".

Barcelona, ha recordado, es "una ciudad afortunada por la riqueza cultural, con tres instituciones museísticos monográficas de primer nivel, consagradas a Picasso, Tàpies y Miró, museos de arte contemporáneo como el MACBA, o de historia y arte moderno como el MNAC".

Daniel, que hace personalmente cada día dos visitas a la exposición permanente para "hablar con los visitantes" con el fin de pulsar sus inquietudes o sus reacciones ante la contemplación de las obras de arte, quiere conceder "importancia a la experiencia del visitante".

Su pretensión es que "todos los visitantes tengan una experiencia a su medida que combine las distintas dimensiones que ofrece la obra de Miró, sea una curiosidad intelectual, o una relación emocional con la obra, o el proceso de mirar la obra para ver cosas nuevas, cosas que no sabías o no entendías, cosas que provocan dudas, preguntas".

Preguntado por cuál será la impronta que dejará en la Fundación Miró, Daniel responde que "la huella se va a ver a través de distintas manifestaciones, y no sólo comisariando una exposición, porque hay otras formas más sutiles pero más importantes: Quiero conseguir que la fundación no se convierta en un mausoleo, sino que se vea a Miró como un artista vivo".

Sin embargo, añade, hasta 2020 no habrá mucha visibilidad de sus ideas en las exposiciones, pero sí en la programación y en la manera en que se relacionan con los públicos.

El visitante debe ver que "a través de una pintura surrealista de los años 20, una pintura gestual o un cuadro poético se puede establecer una relación entre el arte y nuestras vidas, para plantear las preguntas fundamentales o a veces cotidianas".

Aunque las nuevas tecnologías jueguen un papel determinante en la vida moderna y en el conocimiento del arte, "la experiencia de ver un cuadro de un museo de cualquier parte del mundo a golpe de clic en un móvil o un ordenador no puede ser sustituida por el diálogo ni el encuentro directo con la obra de arte".

En este sentido, "la Fundación puede proporcionar un encuentro más sofisticado con el arte para que cada visitante tenga la posibilidad de tener su encuentro particular con Miró".

Con la próxima apertura de la Fundación Mas Miró en la que fuera casa familiar y estudio del artista en Montroig del Camp (Tarragona) se conformará, recuerda Marko Daniel, una red de tres centros dedicados a Miró junto con las fundaciones de Barcelona y Palma.

Al margen de esta sinergia directa con la familia Miró, para el director "uno de los principales cambios que se producirán bajo mi mandato será la colaboración con otros centros, pues para ahora hacer una gran exposición se requiere de unos recursos que una sola institución difícilmente podrá conseguir".

Actualmente, la fundación barcelonesa está trabajando con la exposición de Miró que se inaugurará en el Grand Palais de París el próximo mes de octubre.

Daniel, que procedía de la Tate de Londres, pretende asimismo que la Fundación "pase de un ritmo de corto plazo a uno de más largo plazo, para integrarnos mejor en el panorama internacional, para hacer las colaboraciones internacionales de proyectos, es decir, programar en una escala de tres o cuatro años vista y ya pensando en 2026, cuando se celebre el cincuentenario de la fundación".

Las colaboraciones no serán únicamente con los cuatro o cinco grandes museos del mundo, sino que Daniel considerará todo el gran ecosistema museístico internacional.

Pone como ejemplo la colaboración que prepara para este otoño con The Hepworth Wakefield Gallery, declarado mejor museo del año 2017 en Reino Unido, para organizar una exposición sobre Lee Miller y el surrealismo en Gran Bretaña. EFE.

jo/hm/msr

Lo más visto