También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

El machismo en las letras: sólo cuatro mujeres han ganado el Cervantes

En sus 41 años de historia, tan sólo cuatro mujeres han ganado el Premio Cervantes

El machismo en las letras: sólo cuatro mujeres han ganado...
 
  • Judith A. Pérez, Carolina Cerrejón y Joan Llop (Máster en Periodismo de Datos de Villanueva C.U.)

“Gracias por concederme, en esta hora de España y en la Universidad de Alcalá de Henares, la ocasión de haber sido la primera mujer galardonada con el Premio Cervantes”. Estas fueron las palabras que pronunció María Zambrano en 1988 durante su discurso tras ganar el premio de literatura más importante en lengua castellana. Zambrano fue la decimoquinta persona en conseguir el galardón. En sus 41 años de historia, tan sólo cuatro mujeres han ganado el Premio Cervantes.

“Soy la cuarta mujer en recibir el Premio Cervantes, creado en 1976, (los hombres son treinta y cinco)”. Así lo ilustraba Elena Poniatowska, la cuarta y última, en el año 2013. Entre los dos discursos han pasado 25 años y un cambio de siglo.

Las otras ganadoras son “las tres Marías”, como las llama Poniatowska: María Zambrano, Dulce María Loynaz del Castillo y Ana María Matute. Se refiere a ellas como “las mujeres de Cervantes, al igual que Dulcinea del Toboso, Luscinda, Zoraida y Constanza”. Dos españolas, una cubana y una mexicana.

El machismo en las letras: sólo cuatro mujeres han ganado...

Poniatowska fue, sin duda, la más reivindicativa en su comparecencia. Se acordó de Sor Juana Inés de la Cruz, escritora y religiosa mexicana, “castigada por amar la ciencia y reprendida por prelados que le eran harto inferiores”. Pero también de las mujeres asesinadas. “Todavía hoy se mercan las tripas femeninas. El pasado 13 de abril, dos mujeres fueron asesinadas de varios tiros en la cabeza en Ciudad Juárez, una de 15 años y otra de 20, embarazada. El cuerpo de la primera fue encontrado en un basurero” relató.

En sus discursos se puede hallar el carácter de estas mujeres. Matute resumía su infancia a los espectadores así: “Mi padre sabía que a mí no me gustaban las muñecas, ni los juegos de las niñas de aquel tiempo: mujeres recortadas, las llamé yo”. Mientras que Zambrano finaliza con un deseo: “Y ojalá que a esta misma hora, que bien pudiera ser la del alba, alguien pueda seguir hablando -aquí y allí o en otra parte cualquiera- acerca del nacimiento de la idea de libertad”.

La brecha entre hombres y mujeres en el Premio Cervantes también se refleja en el número de palabras dichas por cada sexo en los discursos de agradecimiento. En toda la historia del certamen, los hombres han pronunciado más de 90.000 palabras en sus discursos, mientras las mujeres superan por poco las 9.000. Es decir, sólo una de cada diez palabras son pronunciadas por ellas. Una distribución del espacio de expresión que, a todas luces, no resulta igualitario. 

Discurso de palabras

Ellas pronuncian, de media, 2.403 palabras en cada discurso, lo que equivale a unos 16 minutos de duración, teniendo en cuenta que la velocidad media de habla se sitúa entorno a las 150 palabras por minuto, según el propio Centro Virtual Cervantes. Ellos, por su lado, expresan 2.398 palabras en cada discurso de media, cinco palabras menos que las mujeres. Sin embargo, los discursos más largos son los elaborados por hombres, con Rafael Sánchez Ferlosio a la cabeza, que ganó el Premio Cervantes el año 2004 y pronunció 5.183 palabras en su discurso de agradecimiento. 35 minutos de duración hablando a un ritmo normal. A Rafael Sánchez Ferlosio le siguen Mario Vargas Llosa, con un discurso de 4.777 palabras (1994) y Augusto Roa Bastos, con 4.672 palabras (1989). Los discursos más breves del certamen también pertenecen a hombres. Es el caso del discurso de Jorge Luis Borges, que con 533 palabras no debió extenderse más allá de los cinco minutos de duración. Discursos similares en cuanto a extensión fueron los de Gonzalo Rojas (565 palabras, 2003) y Guillermo Cabrera Infante (668 palabras, 1997).

En este aspecto, las mujeres se sitúan en las posiciones medias de la tabla. El discurso de agradecimiento más largo pronunciado por una mujer en el Premio Cervantes fue el de María Zambrano, con 3.255 palabras. A la pensadora, filósofa y ensayista malagueña le sigue Elena Poniatowska, la última mujer en recibir el galardón, que pronunció 2.807 palabras; Ana María Matute, con un discurso de 2.491 palabras y, con un discurso más breve, Dulce María Loynaz, que dijo 1.061 palabras en el año 1992.

Extensión de los discursos de agradecimiento

LAS MUJERES TIENEN DE MEDIA 10 AÑOS MÁS QUE LOS HOMBRES

Sergio Ramírez a los 75 años es el Premio Cervantes 2017. Esta parece ser la edad idónea para hacerse con la estatuilla, ya que la media ronda los 76 años. Sin embargo, se aprecian grandes diferencias si se analiza la edad que tenían los hombres y las mujeres en el momento de conseguirla. Ellos reciben el reconocimiento mucho antes que las mujeres. En el primer caso, la media es de 75 años, mientras que ellas los consiguen unos diez años más tarde.

Los escritores con más edad son Nicanor Parra a los 97 años y Dulce María Loynaz a los 90. Ana María Matute y María Zambrano tenían 85 y 84 años, mientras que Elena Poniatowska, la más joven de las cuatro en conseguir el reconocimiento, tenía 80 años. Mario Vargas Llosa y Carlos Fuentes son los únicos escritores que no habían llegado a los 60 en el momento de ser nombrados nuevo Premio Cervantes. El primero tenía 58 años mientras que el segundo 59.

Edades de los premiados y premiadas

LA MITAD DE LOS PREMIADOS Y PREMIADAS, DE NACIONALIDAD ESPAÑOLA 

Todo autor que tiene el castellano como primer idioma a la hora de escribir y publicar puede ganar el Cervantes. Esto incluye a los escritores españoles, pero también, a la gran mayoría de Latinoamérica, a excepción de los de habla portuguesa y francesa. La española es la nacionalidad que más veces ha sido premiada, en un total de 22 ocasiones, lo que supone algo más del 50%. Le sigue la nacionalidad mexicana con seis escritores -Octavio Paz, Carlos Fuentes, Sergio Pitol, José Emilio Pacheco, Elena Poniatowska y Fernando del Paso- y la argentina con cuatro -José Luis Borges, Ernesto Sabato, Adolfo Bioy Casares y Juan Gelamn. Otros países con premios Cervantes son Chile, Cuba, Perú o Nicaragua.

En cuestión de género literario no hay diferencias entre los premiados. La narrativa es por excelencia el predominante. Hasta 17 autores tienen esta temática como predominante entre sus obras. Entre todos, suman 2.433 obras. Y Camilo José Cela es, con diferencia, el que más libros ha escrito: hasta 125. Entre ellas, Poniatowska es la autora más activa con 54.

Aparte del Cervantes, las tres féminas han sido homenajeadas con 70 distinciones. Esto supone el 10% del total de medallas y honores que se han concedido a los hombres cervantinos. La mexicana encabeza también esta lista con 33 premios frente a los 46 de Mario Vargas Llosa, el escritor más laureado de la historia del Premio Cervantes.

El Ministerio de Cultura especifica que pueden presentar candidatos las Academias de la Lengua Española; los premiados en anteriores convocatorias; instituciones y los miembros del jurado. Se falla a finales de año y se entrega el 23 de abril, día del fallecimiento de Miguel de Cervantes. Dulce María expresaba en 1992: “Acepto conmovida este Premio que se me concede en la ciudad donde naciera el gran escritor, y en el paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares” lugar donde se entrega desde su creación, por SS.MM. los Reyes.

Es inevitable la referencia al escritor o a su “gran obra”, como la califica Dulce María, en cualquiera de los discursos de los ganadores. “Hay quien pretende que Cervantes sólo se propuso ridiculizar y por tanto erradicar los libros de caballería tan en boga en su tiempo. Rechazo esta tesis”. Y argumenta: “La risa es una sustancia casi volátil, quiero decir difícil de conservar: lo que hacía reír a nuestros abuelos ya no nos hace reír a nosotros”. La cubana considera que El Quijote mantiene intacta su hilaridad, es por esto, inmortal “porque conservar fresco ese elemento volátil en palabras escritas hace siglos creo que constituye una verdadera hazaña”.

Lo más visto