También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
POESÍA AFORISMOS

Los aforismos poéticos reviven en los "Fuegos de palabras" de Carmen Camacho

"La muerte es la hiedra de los huesos"; "este libro se terminó en la última página" o "en las cajas de lápices guardan sus sueños los niños" son algunos de los aforismos poéticos que Carmen Camacho ha seleccionado de 48 autores del siglo XX y XXI para su libro "Fuegos de palabras".

  • Agencia EFE

"La muerte es la hiedra de los huesos"; "este libro se terminó en la última página" o "en las cajas de lápices guardan sus sueños los niños" son algunos de los aforismos poéticos que Carmen Camacho ha seleccionado de 48 autores del siglo XX y XXI para su libro "Fuegos de palabras".

Camacho (Jaén, 1976) reúne en casi 500 páginas "porciones de sentido" que han llamado su atención desde que era niña, según ha explicado hoy en rueda de prensa, y con los que ya ha publicado dos libros de aforismos: "Minimás" (2008) y "Zona Franca" (2016).

Amplia conocedora de este género, Camacho indaga a fondo sobre la obra dedicada a los aforismos y sus autores y revela que es preciso "visibilizar" que no hay mujeres aforistas a lo largo del siglo XX y que son muy pocas las que han aparecido en el siglo XXI.

En esta antología también ha indagado en los "antiaforismos", "frases subversivas cuya ley es desmontar las leyes básicas del aforismo" y que comparten claves con la denominada "antipoesía".

Para Camacho el aforismo es más un "estado" que un género, porque describe una forma de pensar, entender y escribir, "intensa e inmensa, surgida de una especie de revelación".

Remedando a José Bergamín -"es imposible ponerle a las ideas liebres el cascabel"- o a Umberto Eco -"no hay nada menos definible que el aforismo"-, Camacho cree que estas figuras "son islas de sentido pleno rodeadas de silencio por todas partes".

Según la autora en esta antología se indaga "las variantes imaginistas y recoge el trabajo de los escritores más peculiares, libres, indagadores, inclasificables, mestizos y geniales" entre los que ha citado a Rafael Pérez Estrada, Cristóbal Serra, Chantal Maillard, Pedro Casariego Córdoba, Juan Eduardo Cirlot, Carlos Edmundo de Ory o Max Aub.

La nómina del libro se abre con dos autores fundacionales y muy diferentes entre sí, Juan Ramón Jiménez y Ramón Gómez de la Serna, y está llena de "sorpresas" porque "muy pocos" conocen los aforismos de Miguel Hernández -"qué olor a Dios echa el trigo"- o las parodias de García Lorca -"el arte no pasa; se pasa"-.

También recupera a autores olvidados o prácticamente desconocidos como Antidio Cabal y Arturo Soria y Espinosa.

Lo más visto