También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
FALLAS VALENCIA

La lluvia no impide que los niños quemen las fallas infantiles más didácticas

El frío, que se resiste a dejar el invierno y dar paso a la primavera, no ha impedido que los niños cumplan con el ritual del fuego y quemen las 380 fallas infantiles de Valencia, posiblemente las más didácticas de los últimos tiempos, con referencias a temas literarios y sociales y a la ecología.

  • Agencia EFE

El frío, que se resiste a dejar el invierno y dar paso a la primavera, no ha impedido que los niños cumplan con el ritual del fuego y quemen las 380 fallas infantiles de Valencia, posiblemente las más didácticas de los últimos tiempos, con referencias a temas literarios y sociales y a la ecología.

A partir de las 22 horas y en todos los barrios de la capital valenciana, el fuego se apoderó de la magia y la fantasía y redujo a cenizas unos catafalcos que este año han tenido un coste de algo más de 1,6 millones de euros.

El único ninot que se ha salvado del fuego por votación popular ha sido "El último sedero", una figura realizada por el artista Sergio Gómez Ferrer para la falla del Barrio de Beteró, en el Cabañal.

Se trata de un homenaje a Vicente Enguidanos, que a sus 87 años mantiene viva una profesión, la de confección de terciopelos y sedas para los trajes tradicionales de valenciana en telares manejados a mano, que la industrialización mundial ha abocado a su práctica desaparición.

Aunque oficialmente es el único ninot que no se quema esta noche, es habitual que las falleras mayores y los presidentes infantiles elijan una pequeña figura de su catafalco como recuerdo del año en que presidieron la falla de su calle o barrio.

A lo largo de la tarde, con temperaturas frías y lluvias que han alcanzado los 4,6 litros por metro cuadrado en apenas una hora, niñas y niños han participado en sus demarcaciones en los últimos juegos y fiestas de disfraces hasta que el fuego, tras una pequeña manifestación pirotécnica, consumió la falla infantil.

Cuando ya todo estaba reducido a cenizas, los niños y niñas de más edad, con el permiso de sus padres, han podido saltar sobre las cenizas todavía humeantes para dar por concluidas unas fallas que en este 2018 han destacado por su contenido didáctico y social.

Como ejemplo está la falla que ha ganado el primer premio de la sección Especial, "Mira dentro", construida por el artista Iván Tortajada con un presupuesto de 25.000 euros para la demarcación de Maestro Gozalbo-Conde de Altea, que representa una invitación a buscar la belleza interior y descartar los prejuicios con que, en ocasiones, tratamos no solo a las personas sino también a la propia naturaleza.

Como ganadora de la máxima categoría infantil, esta falla fue quemada a las 22.30 horas, treinta minutos antes de la infantil más representativa de la ciudad, la instalada en la plaza del Ayuntamiento.

Financiada por el consistorio con otros 25.000 euros, Miguel Hernández (Miguel Hache) ha recreado en este céntrico emplazamiento, el más visitado por los turistas, los pasajes más destacados de la novela "El Principito", de Antoine de Saint-Exupéry, con la innovación que supone introducir movimiento en el catafalco y, además, vestir los ninots con telas, como se hacia en el siglo XIX y primeras décadas del XX.

La fallera mayor infantil de Valencia, Daniela Gómez de los Ángeles, presenció la cremá de su catafalco a pie de calle, junto a la puerta principal del Ayuntamiento, y no pudo evitar que se le saltasen las lágrimas, al igual que a sus compañeras de la Corte de Honor.

El alcalde de Valencia, Joan Ribó, y el concejal de Cultura Festiva, Pere Fuset, han tratado de consolarlas pues este final, aunque sabido de antemano y con llantos repetidos año tras año, es necesario para que las fallas puedan volver a renacer de sus cenizas.

Desde octubre, Daniela y sus doce acompañantes han ostentado la representación de los niños y niñas en la fiesta de la fiesta, pues con ellos, que suman 28.658 niños y niñas, la fiesta tiene garantizada su continuidad como portadores de una tradición que se transmite de padres a hijos. A partir del 20 de marzo comenzarán las fallas de 2019.

Lo más visto