También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
JOSÉ MARÍA ÍÑIGO

Joaquín Díaz recuerda a Íñigo como profesional valiente en tiempos incómodos

El periodista y presentador José María Íñigo, fallecido hoy a los 75 años de edad, fue un profesional "riguroso y valiente en tiempos nada cómodos" como fueron el final de la dictadura y el comienzo de la democracia, ha evocado hoy su amigo el musicólogo y etnógrafo Joaquín Díaz.

  • Agencia EFE

El periodista y presentador José María Íñigo, fallecido hoy a los 75 años de edad, fue un profesional "riguroso y valiente en tiempos nada cómodos" como fueron el final de la dictadura y el comienzo de la democracia, ha evocado hoy su amigo el musicólogo y etnógrafo Joaquín Díaz.

"Recuerdo que en esos tiempos comenzó a trabajar también en un programa de televisión que se llamaba 'Directísimo'. Justamente lo que tenía mérito, y él había aceptado el reto con todas las consecuencias, era que podía decir o hacer algo inconveniente cuando todavía era costumbre llevar tapabocas en vez de bufanda", ha explicado esta tarde a la Agencia EFE.

Díaz e Íñigo, además de firmar conjuntamente el libro "Música, Pop. Música Folk" que Planeta publicó en 1975 para la colección Biblioteca Cultural de RTVE, coincidieron años antes en la revista "Mundo Joven", plataforma de información, promoción y lanzamiento de jóvenes valores de la música española, entre ellos Juan Manuel Serrat.

"Su influencia en el universo de la discografía tendrá que ser reconocida y analizada algún día, cuando haya pasado la hora de los recuerdos inmediatos", ha añadido.

Por último, Díaz ha evocado el sentido hedonista que de la vida tenía José María Íñigo, lo cual "no le permitía distraerse con asuntos menores y molestos".

Ese sentido, ha concluido, "le convertía a veces en su peor enemigo porque muchas personas aceptan mejor una mentira piadosa que la sinceridad, pero eso precisamente confería mayor valor a su amistad: jamás recibirías de él una opinión fingida o un halago".