También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
BCN FILM FEST (Entrevista)

Gudnason: McEnroe y Borg no eran tan diferentes, ambos estaban bajo presión

Jose Oliva

  • Agencia EFE

Jose Oliva

El cineasta danés Janus Metz Pedersen lleva a la gran pantalla la rivalidad tenística en su película "Borg McEnroe", en la que los dos tenistas son interpretados por Shia LaBeouf y el sueco Sverrir Gudnason, quien considera que "no eran tan diferentes, ambos estaban bajo una tremenda presión".

En una entrevista con Efe, Gudnason, presente en Barcelona en el marco del festival BCN Film Fest, ha explicado que Borg y McEnroe eran volcanes, pero el sueco, con los años, consiguió mantener a raya sus emociones".

El eje central de la película es la final del torneo de Wimbledon de 1980, a la que llegaron los dos protagonistas, que jugaron uno de los mas grandes partidos de todos los tiempos; que se convertirá en el último de los cinco títulos consecutivos ganados en Londres por el sueco, y la primera final, para su gran rival John McEnroe, que ganaría al año siguiente.

La película sigue los pasos de los dos tenistas, su infancia y juventud y el peso paterno en su educación deportiva, hasta su papel en la revolución del tenis.

Gudnason, que guarda en la cinta una gran parecido con el tenista sueco, tuvo seis meses para preparar el papel: "En ese tiempo jugué mucho a tenis, dos horas al día con un entrenador, horas de gimnasio y, sobre todo, una buena dieta equilibrada, además de empaparme de Borg en libros, leyendo entrevistas y mirando partidos".

Puede parecer que lo menos importante de la película es el partido y el resultado, sino lo que acarrean ambos. "Para este tipo de jugadores de tan alto nivel, la presión es tal que cuando han acabado el partido es un alivio", señala el actor.

A su juicio, Borg y McEnroe eran "dos jugadores muy presionados y llevaban la presión de manera muy diferente. Los dos tenían una misma actitud, la rabia sobre la pista, tiraban raquetas, pero McEnroe sacaba esa rabia, mientras que Borg aprendió a mantenerla dentro y se convirtió en una olla a presión. En el fondo, no eran tan diferentes".

Para Gudnason, Borg tiene una presión enorme sobre su cabeza, algo que muestra la película, "hasta el punto de que se retiró un año después al perder la final con McEnroe en Wimbledon, pero cuando se hizo famoso ya había aprendido a mantener dentro las emociones, y es lógico que le calificaran 'el hombre de hielo', pero por dentro era un volcán que podía entrar en erupción".

Ninguno de los dos tenistas participaron en el proyecto de la película, aunque el hijo de Borg, Leo, interpreta a su padre cuando era una joven promesa.

Gudnason ha confesado que estaba un poco nervioso cuando se encontró por primera vez con el tenista durante el estreno, "no tanto por la película o por cuál iba a ser su reacción, sino porque llevaba un año escudriñando sus gestos, sus palabras, sin que lo supiera, pero al final me sentí bien al conocerlo. Es calmado, amable y tiene los pies en el suelo".

Aunque no conocía a su compañero de reparto Shia LaBeouf, ambos tuvieron que entrenar mucho juntos. "Es un gran tipo, un actor muy entregado y enseguida se metió de lleno en el proyecto y en su papel", dice Gudnason, quien admite que la rivalidad entre Borg y McEnroe sería comparable a la que hoy todavía mantienen Federer y Nadal.

Para el actor sueco, "el miedo a perder es mayor que la alegría que te puede dar el ganar, y si te pasa como a Borg, que ganas una y otra vez, al final sólo te queda perder".

Desconoce Gudnason por qué Borg acabó dejando el tenis al año siguiente de la final de la película, después de perder con McEnroe: "Tenía 26 años y el año anterior había sido un mal año, un mal año en el que había ganado Roland Garros y sido semifinalista en Wimbledon, pero tenía tanta presión y era tan joven...".

Otro de los elementos que aborda la película, subraya Gudnason, es que cuando Borg se hizo famoso fue "la primera superestrella del tenis: los fans le paraban e iba sin seguridad por la calle y para poder lidiar con eso tienes que estar preparado y protegido, y él no lo estaba".

Tras esta película, Gudnason acaba de rodar en Estados Unidos la última entrega de la saga Millenium, "La chica en la telaraña". EFE.

jo/rq/fg

Lo más visto