También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
DAVID ROAS (Entrevista)

David Roas explora en "Invasión" el lado cotidiano del género fantástico

Jose Oliva.

  • Agencia EFE

Jose Oliva.

El escritor e historiador de la literatura David Roas, una de las grandes voces del cuento en español, explora "el terror en un sentido amplio" en su último volumen de relatos, "Invasión", por el que deambulan niños zombies, alfombras fantásticas o menores constructores de ataúdes.

Roas ha explicado en una entrevista concedida a Efe que el reto de este nuevo volumen era "escribir por primera vez un libro entero dedicado a cuentos inquietantes, fantásticos", pues en sus libros anteriores esos elementos se mezclaban con humor o con lo grotesco, incluso con la autoficción.

En "Invasión" (Páginas de Espuma) Roas explora el terror cotidiano, el que provocan los objetos con los que convivimos y que tienen su lado oscuro, porque es el lado de lo fantástico que más le interesa: "Me gusta hurgar en el día a día, tiene una raíz muy cortazariana y cualquier objeto, como en este caso una alfombra, si le das una vuelta puede derivar a lo fantástico, o esa mujer con una dentadura que canta de manera autónoma".

En bastantes relatos recurre a los niños, fruto de su experiencia con la paternidad: "En mi vida se ha colado un niño desde hace cinco años y medio para bien y para mal, y deja huella".

La idea del autor es no dejar ninguna arista sin explorar y por eso no descarta un cuento con un niño zombi, el niño que hace ataúdes, o el niño monstruo, pues "a menudo nos obsesionamos con la inocencia de los niños, y es interesante sacarlo de su dimensión inocente como hace la película 'El otro' (1972), de Robert Mulligan".

"Utilizar a niños sigue siendo provocador", señala Roas, que recuerda que cuando muestra en la universidad el filme "¿Quién puede matar a un niño?" (1976), de Narciso Ibáñez Serrador, "todavía provoca inquietud".

La huella de Lovecraft, Edgar Allan Poe o Mary Shelley son claros referentes de este volumen y el propio Roas admite que es "fan de Poe por encima de todo".

A Lovecraft dedicó parte de 2016 durante una beca de investigación en la Universidad de Brown en Providence (EEUU) y "era inevitable que saliera un cuento inspirado de aquella experiencia".

Roas establece en "Invasión" "un diálogo permanente" en forma de homenajes a otros autores, como Cristina Fernández Cubas, el Rod Serling de "The Twilight Zone, Mercedes Abad, Eduardo Berti o parodiando a George A. Romero. "No sé escribir en el vacío, veo series, leo género fantástico", apunta en este sentido.

No faltan autorreferencias a su anterior libro de cuentos, "Distorsiones", que comparte con "Invasión" ese gusto por el terror cotidiano.

"Cosas que no me atreví a hacer entonces derivan en 'Invasión' en una búsqueda de otras salidas a lo fantástico, y así el relato "La casa vacía" es una respuesta a "La casa ciega" de "Distorsiones"

Quizá el cuento más "famoso" sea "Agua oscura", por conmemorar el 200 aniversario de la reunión de Villa Diodati en la que nacieron el precursor de Drácula y Frankenstein.

Reconoce Roas que "el cuento fantástico ha recibido un doble maltrato en España: por parte del mundo de la edición, que lo consideraba un género de segunda fila, y por parte de la universidad, pero en los últimos años la situación ha cambiado y hay cada vez más tesis doctorales que lo analizan, y cada vez hay más escritores que publican fantástico. Además, la crítica no tiene ya reparos en valorarlo".

El autor, uno de los principales estudiosos del género en España, considera que "al igual que sucede con la novela negra, el fantástico, tanto real como sobrenatural, tiene su apogeo coincidiendo con períodos de crisis".

Roas percibe que "hay una crisis general de nuevos miedos que la gente está explorando, y el fantástico reproduce el miedo más metafísico o filosófico del mundo" y por eso no es casual, añade, el éxito de tantas series de televisión, desde la ciencia ficción de "Black Mirror", que muestra el horror de la tecnología o del control humano, hasta "Stranger Things", que juega más con lo sobrenatural. EFE.

Lo más visto