También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
CINE ESTRENO

El cineasta Andrew Haigh vuelve a sumergirse en la tristeza en "Lean on Pete"

Madrid, 16 may (EFE).- Andrew Haigh, director de la premiada "45 años", vuelve a sumergirse en la tristeza con "Lean on Pete", la historia de un caballo de carreras que permite a un solitario chaval no perder del todo la esperanza: "Siento empatía por quienes intentan seguir con su vida en situaciones muy adversas", ha dicho Haigh.,"Desde luego, es una historia muy triste. Me cuesta explicarlo porque la película trata de muchas cosas. Puede verse como una cinta de adolescentes, o una de niño con

  • Agencia EFE

Andrew Haigh, director de la premiada "45 años", vuelve a sumergirse en la tristeza con "Lean on Pete", la historia de un caballo de carreras que permite a un solitario chaval no perder del todo la esperanza: "Siento empatía por quienes intentan seguir con su vida en situaciones muy adversas", ha dicho Haigh.

"Desde luego, es una historia muy triste. Me cuesta explicarlo porque la película trata de muchas cosas. Puede verse como una cinta de adolescentes, o una de niño con caballo; hasta una road movie, o un western", propone Haigh en una entrevista con Efe realizada en Madrid ante el estreno de la cinta el próximo viernes.

Basada en la novela homónima de Willy Vlautin, la película narra unos meses de la vida de Charly (un jovencísimo Charlie Plummer), abandonado por su madre y con un padre alcohólico, que al mudarse a Portland se topa con un entrenador de caballos (Steve Buscemi) y su jinete (Chloë Sevigny).

Allí empieza a cuidar de Lean on Pete, un viejo caballo de carreras que acaba robando y con el que emprende un viaje en busca de su tía, a la que no ha visto en años, en un periplo demoledor que ahonda cada paso la soledad del muchacho.

"La tristeza está tan dentro de este chico que quieres ayudarle, protegerle, pero no puedes, y por eso la historia es más devastadora", concede el director, a quien le pudo "ese algo intimista sobre un niño que busca y necesita protección" que tiene la novela.

"Siento empatía por estas personas que intentan seguir con su vida en situaciones muy adversas. El sueño americano ha fallado porque al final, están solos, y se dan cuenta de que han tenido que crear comunidades para seguir juntos, pero el entorno que les rodea es muy duro. Quería mostrar eso", explica Haigh.

Y se sorprende de que, a pesar de esta tristeza, "los americanos están llenos de esperanza, creen en el sistema, para ellos es un deber seguir adelante; y a veces -reflexiona- esa esperanza les lleva a votar equivocadamente, como esta vez con Trump".

"El secreto es ilusionarte, pero el problema es que, en EEUU, tanto la derecha como la izquierda han fallado y la gente necesita algo a que agarrarse", agrega.

Es la primera vez que el cineasta salta a los EEUU para rodar, Haigh sabía que "Lean on Pete" sólo podía hacerse allí; "América adora el individualismo, la gente se muda joven y se olvida de su familia", dice, y eso es algo que no pasa en países de culturas diferentes a la anglosajona, como España o México.

En cuanto a su forma de filmar, afirma que necesita meterse en las películas que hace; "cuando filmo soy Kate (la protagonista de '45 años'), soy Charlie, soy mis personajes, me veo en ellos, solo así puedo hacer una película, intentando entender lo que sienten y, sí -apunta-, supongo que reflejan también lo que yo pienso del mundo".

Se declara contrario a la recomendación de Hitchcock de no rodar nunca ni con niños ni con animales, porque él, se ríe, "tuvo un actor muy bueno y un caballo aún mejor".

Asegura que le da lo mismo rodar "45 años", la película que le llevó hasta Hollywood y le hizo ganar los premios a mejor actor y actriz para Tom Courtenay y Charlotte Rampling en la Berlinale de 2015 entre otros 19 galardones, o "Lean on Pete": "Se trata de hacer una película realista, honrada y auténtica", ha resumido.

Lo más visto