También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Comentarios, sugerencias, peticiones (Del 7 al 14 de junio)

  • authors:lista con un numero insuficiente de elementos

Se adjunta una explicación breve sobre estos dos conceptos (calificación y clasificación). A la atención de Pepe Domingo Castaño.

Me dirijo a él porque lo conozco algo más que al resto de los compañeros. Además, me respondió, muy amablemente, a un saludo en una gasolinera entre Santiago y Padrón, el verano pasado. Y porque quizás coincidimos en Santiago de muy jóvenes, en nuestra época de estudiantes. Lo felicito por su buen humor y por su creatividad, y a todos por lo bien que os lo montáis. Un cariñoso saludo.

CALIFICAR Y CLASIFICAR

Da la impresión de que últimamente los periodistas juegan, indistintamente, con las palabras calificación y clasificación en las competiciones deportivas, como, por ejemplo, en las carreras de fórmula1. Pero a mí me parece que no deben confundirse.

Clasificar es situar algo o a alguien dentro de un grupo o conjunto, y en un determinado orden (el 2º o el 24º), en función de un criterio de relación entre los diversos componentes.

En cambio, calificar se refiere a lo que cada uno consigue en relación con un criterio independiente establecido (aprobó Matemáticas con un 9, no importa su relación con los demás examinados). Un solo alumno puede recibir una calificación brillante o sombría. Pero puede no quedar clasificado en ningún lugar dentro de ningún grupo o conjunto, porque hasta pueden no existir. También es posible que todos los alumnos hayan sacado la misma nota (calificación). Una tesis doctoral se califica, pero no se clasifica. Es única.

En el supuesto de que todo un grupo sacara 10 o 0, en una determinada prueba, no podría haber clasificación entre ellos, sino la misma calificación para todos, a no ser que se aportara otro criterio complementario para diferenciarlos, como el orden alfabético... Y entonces, por esta última razón, podrían ser clasificados.

La palabra clasificar proviene del verbo griego 'kaléo' (llamar, convocar). Se refería en Grecia y Roma clásicas al reclutamiento ('llamada') de soldados, y a su organización por edad, capacidad, preparación, etc. Eso era clasificar, es decir, realizar conjuntos ordenados (clases, grupos). En cambio, la palabra calificar deriva del término griego 'kalós' (hermoso), que aparece en palabras castellanas como 'caligrafía' o 'calimero'. Sabido es que no todos los alumnos sacan notas 'bellas', pero esa era la ilusión del inventor de la palabra 'calificación'. Después pasó a significar toda clase de adjetivos 'calificativos', como bello o feo (ambos). Por lo dicho, lo hermoso responde a la pregunta ‘cómo es’, pero no en qué lugar se coloca. Aprobado es una calificación académica, pero puede conseguirla un alumno solo, o conseguir todos la misma.

En conclusión: Los competidores de fórmula1, obtienen, a partir de las pruebas previas, unas 'notas' (tiempos cronometrados en unas condiciones reguladas), a partir de las cuales se clasifican las posiciones de salida para cada corredor, en función del tiempo y otras contingencias. Pero no se califica la velocidad individual ni la belleza de la carrera. Si alguien piensa que la palabra 'clasificar' es fea, se equivoca, porque la finalidad de la cerrera consiste precisamente en evitar la igualdad, en cuanto sea posible, para poder establecer la correspondiente clasificación general en función de los puntos asignados a cada puesto. Uno pertenece a la clase de los 'primeros' en general, otro a la de los 'décimos', etc. En toda competición hay una clasificación, es decir, una posición relativa a los demás, y, después, una calificación, según la forma de ocupar los diferentes puestos. No es lo mismo ser el primero con un récord, que serlo porque los demás han fallado mucho. Por ejemplo, en F1 la clasificación se establece por orden de llegada, pero se puede calificar también de lenta, rápida, azarosa, etc. Lo mismo se puede decir de una etapa ciclista o de una carrera de velocidad en atletismo.

La confusión puede deberse al vocablo inglés qualifying (Q1, Q2, Q3), que puede traducirse por calificativo o calificatorio, pero también por clasificatorio. Es verdad que también existe en inglés el verbo to classify (clasificar) (y clasifying), pero quien acuñó la palabra en ese idioma no era académico (no hay Academia de la Lengua en el Reino Unido), y, a lo mejor, no acertó del todo.

Lo más visto

  • Letf1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado