También en directo
Ahora en vídeo

Biodiversidad

Biodiversidad
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
NATURALEZA ASTURIAS (Entrevista)

Fernández Díaz-Formentí: "América del Sur es una gran desconocida en España"

Lourdes Uquillas

  • Agencia EFE

Lourdes Uquillas

América del Sur "es una gran desconocida en España", asegura el médico y naturalista asturiano José María Fernández Díaz-Formentí, conocedor en profundidad desde los quince años de edad de las culturas, los pueblos y la naturaleza de los Andes y la Amazonía.

"Llevo cuarenta años estudiando sus culturas y su naturaleza, de ahí viene mi vínculo con Latinoamérica, que sigo manteniendo", explica Díaz-Formentí, quien compagina la medicina y su amor por la naturaleza con la fotografía de biodiversidad, de la cual posee un amplio archivo gráfico.

Fernández Díaz-Formentí (Gijón, 1963) ha viajado al subcontinente americano desde 1979, cuando ganó una beca para visitar Perú, periplo que le vinculó definitivamente con los países de América del Sur, pero fue también la música andina uno de acicates que ha unido a este estomatólogo asturiano con los Andes y la Amazonía.

Además, ha hecho colaboraciones con la Unesco, cubriendo zonas declaradas Patrimonio de la Humanidad, lo que le permitió seguir viajando allí durante muchos años y por su cuenta para visitar zonas que le interesaban personalmente.

Pero "curiosamente América, y más concretamente América del Sur, es una gran desconocida en España y en Asturias en particular", lamenta.

Por ello, ha puesto en marcha junto a otras personas la "Asociación de Estudios Americanos del Principado de Asturias, para dar a conocer América en nuestra región".

"Saben mucho más en Francia sobre América del Sur que en España", señala, y añade que "aquí es como que no va con nosotros el tema".

Esta situación le ha llevado a colaborar en la escritura de algunos libros sobre América del Sur, y escribir varios sobre su Asturias natal, de la que conoce también su biodiversidad en profundidad.

En sus viajes por los Andes y la Amazonía peruana, boliviana, ecuatoriana, colombiana y brasileña ha podido observar el deterioro de la biodiversidad debido a la deforestación, la minería y el tráfico de especies.

"Cada viaje a la Amazonía es para un naturalista un constante bullir de experiencias, de vida, de sorpresas" y "es raro que un científico no salga de allí aportando nuevas especies a la ciencia".

En Brasil, "la deforestación es muy agresiva, y a pesar de la presencia de grupos ecologistas y conservacionistas, no capté en la población una conciencia sobre el tema, como sí empieza a haber en Ecuador, Perú y Bolivia".

En esos países "hay más contestación social", sostiene, pero, asegura, que "lógicamente siempre hay un ten con ten, hay intereses económicos y a veces vínculos políticos para echar a andar macroproyectos medioambientalmente impactantes".

Hay cosas que "asustan mucho", como en Bolivia, un antiguo proyecto para inundar el Parque Nacional Madidi, que junto con el fronterizo Parque Nacional Manu Tambopata, en Perú, constituyen "probablemente el lugar con más biodiversidad del planeta".

"Es un antiguo proyecto que el presidente boliviano, Evo Morales, está dispuesto a echar adelante con el cierre de una garganta natural llamada El Bala, por la que pasa un río a lo largo de un cordal montañoso, al cerrar ahí, el propio cordal hace de presa".

Si no se ha desarrollado todavía, "es porque la presión de las comunidades indígenas es muy importante, y es una de las paradojas de Morales, porque proclama mucho indigenismo, mucho respeto de la Pachamama (Madre Tierra) pero la quiere ahogar".

"Hace dos años que estuve en Madidi y había mucho pesimismo en la población porque al parecer había ya firmado el contrato con empresas de China", asegura.

Pero, además, dice que le están llegando constantemente mensajes desde Bolivia hablándole de que se están cazando jaguares de forma clandestina para obtener los colmillos y exportarlos a China, precisamente por mafias chinas que están en el país a raíz de estas obras.

"Es una cadena de desastres", manifiesta, y no pierde la esperanza de que se consiga frenar, porque hay "mucha presión por parte de instituciones internacionales importantes que están intentando evitar esa barbaridad".

Asegura que una forma de presionar para parar este tipo de megaproyectos es "dándolos a conocer y abochornando a las instituciones y políticos o empresas que quieren participar en esos actos".

Aunque señala que "el mundo occidental debe involucrarse más en conservar esto", reconoce que allí hay mucha gente con muchas necesidades de infraestructuras, sanidad y educación" y "pedirles que no toquen nada a cambio de nada y dejar que su gente siga en condiciones de precariedad y de pobreza no es fácil".

Actualmente se encuentra preparando un libro sobre el explorador asturiano Gonzalo Díaz de Pineda, un pionero en el descubrimiento de la Amazonía.

Lo más visto