También en directo
Ahora en vídeo

Archivo Bumerán

  • cmp-last-audios-header:lista con un numero insuficiente de elementos
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Archivo Bumerán | Aristócratas en el banquillo

Quien aún tiene el top de los escándalos judiciales entre miembros de la aristocracia fue el difunto Rafael Medina

 

Tags

Aunque la condena a Iñaki Urdangarín se ha producido cuando éste ya ha dejado de ostentar el título de Duque de Palma, el marido de la Infanta Doña Cristina se ha convertido en el principal aristócrata condenado en la historia de España. En realidad, pocos aristócratas se habían enfrentado a la humillación del banquillo. En la historia reciente de España lo habían conseguido evitar. 

El marqués de Castellbell, José Luis de Vilallonga, conocido por su vida polémica y fiestera, se enfrentó a varias penas de multas por calumnias contra otros miembros de la aristocracia vinculados con el régimen anterior, pero no llegó a pisar la cárcel. Algo parecido le pasó a Juan Tomás de Salas, marqués de Montecastro y Llanahermosa, que en su condición de editor de publicaciones periodísticas como Cambio16 o Diario16 afrontó juicios y condenas que le llevaron a pérdidas económicos, pero que evitó causas penales.

El marqués de Villaverde, emparentado con la familia Franco apareció vinculado con el polémico caso de la Banca Coca y llegó a afrontar una investigación judicial de la entonces juez Manuela Carmena, pero que acabaría sin condena judicial como tampoco la investigada Tessa de Baviera por blanqueo de capitales en los años ochenta. 

El Duque de Cádiz, Alfonso de Borbón, si se sentó en el banquillo y sí tuvo que padecer una condena judicial a seis meses de cárcel por ser considerado responsable del accidente de coche en el que murió su hijo. El marqués de Sotohermoso estuvo entre los condenados por el caso Arny, era cliente de un pub guy entre cuyos gigolós había menores de edad.

Pero quien aún tiene el top de los escándalos judiciales entre miembros de la aristocracia fue el difunto Rafael Medina, el Duque de Feria, cuya imagen pública quedó destrozada en 1994 tras ser condenada a 18 años de prisión por corrupción de menores: había pagado a cambio de que se le dejara fotografiar a una menor mientras se bañaba. Un top en el que ahora se entra por la humillante puerta grande el ex Duque de Palma, Iñaki Urdangarín. 

Lo más visto

  • Letf1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado