También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
Artículo de opinión de Julio Martínez

Papá, quiero ser artista

Se puede tener de todo en la vida, a veces incluso llegar a lo más alto sin pegar palo al agua, pero el éxito solo llega para los que luchan por él. Toñete tiene un sueño: Toñete quiere ser torero.

Toñete

En la época del “pegapasismo” y los automatismos taurómacos, los novilleros tienen difícil aquello de abrirse paso sin pasar por el aro del autoimpuesto toreo moderno. El tándem que forman Manolo Sánchez y Gómez Escorial acompañando a Toñete no le alecciona precisamente en ese mainstream taurino. Curiosamente, la última vez que les vimos juntos por Albacete portaban ribetes dorados y compartían fatigas bajo la lluvia delante de la última corrida de Miura que pisó Albacete. Ahora, cada uno en lo suyo, ayudan a Toñete a seguir el camino de la autenticidad y la naturalidad. Frescura, poso y sosiego en cada paso del joven madrileño, que lleva la administración y dirección de empresas en la sangre y que, de momento, tiene aparcada, porque lo que tiene Toñete es el toreo metido en la cabeza.

En Albacete así lo demostró, con el malo y con el menos malo. No fue su tarde con la espada, quizá tampoco este siendo el puntal de su carrera. Defecto corregible al fin y al cabo. Lo que es difícil de corregir son los vicios y las trampas en el toreo, y de eso no hace acopio Toñete. Todo naturalidad y ganas aunadas con un temple natural y su principal virtud: el valor. No le importó meterse entre los pitones de un novillo que más que muslos pedía mulillas. Y amigo, qué zoca se gasta Antonio…

Qué facilidad para torear; ya lo demostró en su Pamplona, también lo ha hecho esta temporada en un circuito menor. El año que viene será clave. Con Madrid en el horizonte y con la sencillez por bandera, Toñete arrancará el año con el ansia por tomar el cetro que hoy tiene Colombo. Al venezolano le veremos el miércoles; hoy vimos a Toñete. Hoy vimos torear.

Lo más visto