También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Zapatero elevó a menos mujeres a la Unión Europea que el Partido Popular

Las cuotas de género lejos de favorecer al más meritorio, muchas veces acaban premiando a un sexo sobre otro.

ctv-ydn-zapatero
  • COPE

Pese a la cruzada del PSOE por abanderar la lucha por la igualdad, cuya última escenificación tuvo lugar este lunes, cuando Óscar Puente, portavoz de la Ejecutiva Federal del PSOE, adelantó que su partido no ampararía al ministro de Economía Luis de Guindos en su candidatura a la vicepresidencia del Banco Central Europeo, lo cierto es que son más mujeres del Partido Popular las que han desempeñado puestos de responsabilidad en el seno de la Unión Europea que socialistas. Y ello pese a los intentos de José Luis Rodríguez Zapatero por erigirse en salvador de las mujeres, cuya controvertida Ley de Igualdad tantas veces primó el género femenino frente a la capacitación profesional.

Así, mientras que las socialistas Leire Pajín –exministra de Sanidad entre 2010 y 2011- y Bibiana Aído –exministra de Igualdad entre 2008 y 2010- encontraron retiros de oro tras su paso por los Gobiernos de Zapatero en la Organización Panamericana de la Salud la primera y en la Agencia de Naciones Unidas para la Mujer la segunda, pese a su más que cuestionable formación profesional, han sido las dirigentes del Partido Popular Ana de Palacio Loyola de Palacio las exministras que asumieron las riendas de la política comunitaria.

Antes de ser ministra de Asuntos Exteriores durante el segundo Gobierno de José María Aznar, la socióloga, politóloga y jurista Ana de Palacio fue diputada en el Parlamento Europeo durante ocho años –entre 1994 y 2002-. Allí participó en la elaboración de la legislación comunitaria. Tras cursar su cese en la cartera de Exteriores, la segunda hija del marqués de Matonte fue vicepresidenta del Banco Mundial, donde se desempeñó en el cargo entre 2006 y 2009.

Su hermana, la tristemente desaparecida Loyola de Palacio, después de ser ministra de Agricultura, Pesca y Alimentación en el Ejecutivo del expresidentes Aznar, fue vicepresidenta de la Comisión Europea –máximo órgano ejecutivo de la Unión- entre 1999 y 2004. Licenciada en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid y doctora honoris causa en Economía Marítima y Transportes por la Universidad de Génova, Loyola de Palacio compaginó este cargo con el de comisaria de Relaciones con el Parlamento Europeo, Transportes y Energía de la Comisión.

El bagaje profesional de las hermanas Palacio no es comparable con el de la exministra de Igualdad Bibiana Aído, que llegó al Gobierno sin ningún tipo de experiencia profesional más allá de las prácticas cursadas en la entidad financiera Unicaja y en la empresa Iturri, S.A., donde se encargaba de la gestión de cobro a los clientes. Pese a que en su currículum constan dos licenciaturas, una en Dirección y Administración de Empresas por la Universidad de Cádiz y otra en la misma disciplina por la Universidad de Newcastle (Reino Unido), lo cierto es que la segunda formó parte de un programa de intercambio durante un año entre ambos centros.

Como ella Leire Pajín, que tuvo que modificar su curriculum después de que ABC publicara que la facultad en la que decía haber trabajado nunca había existido. Licenciada en Sociología, ha desarrollado toda su carrera en las filas del PSOE, desde donde pasó de ser miembro del Ejecutivo a integrarse en la Organización Panamericana de la Salud.

Mención distinta merece la socialista Magdalena Álvarez –exministra de Fomento entre 2004 y 2009- que si bien fue vicepresidenta del Banco Europeo de Inversiones entre 2010 y 2014,  tuvo que dimitir del cargo por la presunta comisión de los delitos de prevaricación y malversación en el caso de los Ere de Andalucía.

Y es que, como se pone de manifiesto con los ejemplos anteriores, las cuotas de género lejos de promocionar al más meritorio, muchas veces acaban premiando a un sexo sobre otro.

Lo más visto