También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Varapalo a UGT

El sindicato UGT acumula en su haber, durante los últimos meses, una serie de noticas que obligan a sus responsables a un serio examen  conducente a un cambio en la gestión de sus recursos. Un cambio acompañado de un giro en su discurso, más allá de tópicos ideológicos y  demagogia barata de tiempos ya pasados. Acabamos de saber, en respuesta a una pregunta del eurodiputado  Sosa Wagner, que la Comisión Europea ha suspendido las ayudas para los cursos de formación de la UGT y ha abierto una investigación sobre el posible uso irregular de los fondos por parte de este sindicato. La reciente publicación en la prensa española de informaciones referidas a la fraudulenta gestión de recursos del Fondo Social Europeo por parte de este sindicato destapó las alarmas en Bruselas, que ha activado una estricta maquinaria de control. Esta auditoría debe contribuir a que la UGT haga una serena reflexión sobre algunos aspectos de su forma actual: su excesiva dependencia de la política, el escaso número de sus afiliados, o su abultada masa salarial. La sociedad española necesita unos sindicatos renovados y auténticamente independientes, afincados en el siglo XXI y liberados de hipotecas ideológicas y prácticas arcaicas.