También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
Eurocup | Ida semifinales

El Uxue acaricia la final; el Valencia, obligado a la gesta

Victoria en Kiev (83-93) del conjunto de Bilbao ante el BC Budivelnik en la ida de las semifinales de la Eurocup. El Lokomotiv Kuban se impuso por 87-97 en Valencia.
Mumbrú, protagonista en la victoria de Uxue Bilbao (FOTO: Bilbao...
Mumbrú, protagonista en la victoria de Uxue Bilbao (FOTO: Bilbao Basket)

El Uxue Bilbao Basket acaricia la final de la Eurocopa. Lamont Hamilton (26 puntos y 28 de valoración) fue la guinda a un gran partido de los de Fotis Katsikaris, muy superiores en lo colectivo a un rival del que prácticamente solo tiró el base-escolta americano, que alcanzó unas estadísticas colosales (38 puntos y 47 de valoración). A Hamilton en cambio le fueron ayudando a lo largo del partido en la anotación fundamentalmente Kostas Vasileiadis (20 y 24), Nikos Zisis (14) y Alex Mumbrú (14 y 7 asistencias). Aunque también brilló durante todo el choque Raúl López (6 asistencias) y, puntualmente, Adrien Moerman y Axel Hervelle (26 de valoración entre los dos). El Budivelnik, que ha perdido en casa por primera vez en esta Eurocopa, lo fió casi todo a Delaney ante la escasa respuesta de su compatriota Leo Lyons (7 y 4). Salenga (11), Tsintsadze, Drozdov y los gigantes Anikiienko y Anisimov lo intentaron por momentos, pero sucumbieron a la neta superioridad de 'los hombres de negro', decididos a volver el 13 de abril al RTL Spiroudome de Charleroi, donde ya impartieron una lección similar a la de hoy en Kiev en la primera fase del torneo. Antes, deberán rematar una faena ya más que encauzada dentro de una semana ante su afición del Bilbao Arena, que querrá premiarles con su ya famoso 'efecto Miribilla'.Derrota del Valencia Basket ante el Lokomotiv Kuban El Lokomotiv Kuban se impuso hoy por 87-97 en el pabellón de la Fuente de San Luis en el partido de ida de las semifinales de la Eurocopa y deja al Valencia Basket obligado a remontar en Rusia la semana que viene una desventaja de diez puntos para acceder a la final. La fe y el orgullo del equipo valenciano le permitirán al menos viajar a Krasnodar con alguna opción pues el Lokomotiv llegó a rozar los veinte puntos de ventaja y sólo un arranque de fe y de orgullo en los últimos minutos permitió a los locales re conducir su derrota. De hecho, dos triples de Simas Jasitis en los últimos dos minutos evitaron que el Lokomotiv echara a perder su gran trabajo. Los tiros del alero allanaron el camino ruso en la primera parte y en la segunda, cuando el Valencia logró remontar, Mantas Kalnietis sofocó la rebelión y los puntos de Derrick Brown llevaron a los locales al borde del abismo. El Lokomotiv saltó a la pista sin miedo y sin idea de especular. Con un juego agresivo, el ataque abierto del conjunto ruso desmontó la defensa local, la llenó de agujeros al obligarla a abrirse y dejó el camino libre para Nick Calathes y Richard Hendrix (21-29, m. 10). Incapaz en un primer momento de frenar la avalancha ofensiva visitante, el Valencia al menos logró compensar su inferioridad con un ataque dinámico y atrevido que encontró en la versatilidad de Bojan Dubljevic su mejor arma. Con 15 puntos casi consecutivos en diez minutos, el pívot sostuvo al Valencia (32-37, m. 15). El ímpetu del montenegrino contagió a sus compañeros y los locales dieron un paso adelante. Con Rodrigo San Miguel hiperactivo, multiplicó sus ayudas defensivas y precipitó al equipo ruso y en ataque insistió en llevar la pelota a posiciones interiores, lo que permitió minimizar los daños antes del descanso (43-45, m. 20). Tras el descanso, liderado por Pau Ribas y Justin Doellman, el equipo valenciano culminó su persecución y llegó a ponerse por delante pero el Lokomotiv ni se inmutó. Mantas Kalnietis asumió el control de los ataques rusos y supo castigar la falta de concentración local en los segundos finales de sus defensas. El jugador lituano continuó castigando la maltrecha moral local, bien con sus penetraciones o bien con sus asistencias, que encontraron en Brown a su mejor destinatario y pusieron al Valencia al borde del abismo (58-76, m. 30). Con Brown sofocando los intentos de remontada locales, la eliminatoria parecía sentenciada pero el Valencia aún se guardaba una última carta. Un arranque de orgullo de Ribas, bien secundado por Doellman y San Miguel, redujo en cuatro minutos la desventaja de 19 a 4 puntos pero dos triples más de Jasaitis neutralizaron ese último arreón.

Lo más visto