También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
EL ALBERO | Editorial

Unas Fallas con luces y sombras

De 

Con la Semana Santa y los domingos de Ramos y Resurrección ya a la vista, esta semana ha finalizado la Feria de Fallas en Valencia. ¿Balance? Aprobado raspado. El ciclo valenciano, pese a estar dividido en tres bloques temáticos, en cuanto a resultados lo podemos dividir en dos. Una primera parte de escaso público en los tendidos y escaso lucimiento artístico y una segunda parte, con la llegada de los últimos festejos, cion más gente en los escaños del coso de la calle de Játiva, con corridas de escaso trapío pero que sí dieron opciones a los toreros para triunfar. Que se lograse, fue otra cosa. De la primera parte, de las novilladas y el miniciclo torista. Poco que destacar. El novillero Román como joven a seguir este año, un buen novillo de Fuente Ymbro y otro buen toro de Adolfo Martín. Defraudaron  por lo general tanto las novilladas como las corridas llamadas toristas. De volver a optar por esta estructura en años venideros, habría que replantearse el ganado que se lidie. Y llegó la Feria de las Figuras. E indudablemente llegó el toro terciado, a modo. Puntualizaciones. Pese a no estar anunciada, ganó a los puntos Núñez del Cuvillo, tapando muchas bocas que se abrieron tras un año de transición, el de 2012, en la vacada gaditana. También Jandilla, la corrida mejor presentada y de buen juego en líneas generales. Después, navegaron entre dos aguas las de Garcigrande y Juan Pedro. En la del hierro salmantino, hubo buenos toros pero dejó que desear su presentación. Y en la de Juan Pedro, pese a que un toro permitió una gran faena a Morante, no se puede pasar por alto su escasísimo trapío y su manifiesta flojedad. Corrida para olvidar pese a quien pese y aunque el ganadero, quiera ver el vaso medio lleno. Y entre los de luces. Dos triunfadores claros. El numérico, Daniel Luque, que por fin dio el nivel que se le presuponía desde ya algunas temporadas. Y el triunfador moral, Morante de la Puebla. No hubo puerta grande, pero no se puede torear con más compás y profundidad. El sevillano demostró que su temporada ha comenzado a un altísimo nivel. Ojalá se mantenga. En otro escalón, destacaron también un recuperado Finito y dos figuras ya consolidadas que cortaron orejas de peso: Perera y Talavante. También pasearon trofeos pero dejaron mayores dudas, Castella y Manzanares. Hay que pedirles más. Y luego el polémico triunfo de El Cordobés y El Fandi. Llevaron gente a la plaza, sí. Cortaron orejas, sí. Pero en lo artístico, debemos exigir más. Sus amplias trayectorias no han dado lugar a una lógica evolución en su toreo. Ambos, el de Arganda y el de Granada, se han quedado anclados en una tauromaquia rústica y facilona, que solo busca la complicidad con los tendidos. Nada malo, si además, incluyesen un repertorio más amplio que las bullangueras banderillas o los saltos de la rana. Aunque a lo mejor, el cuento se les acababa…

Lo más visto