También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Una semana para el agradecimiento a Benedicto XVI

Esta semana se multiplican las iniciativas en homenaje a Benedicto XVI que cumplirá el martes 86 años, tres días antes del octavo aniversario de su elección, cuando afrontó la dificilísima tarea de suceder a Juan Pablo II. Lo hizo sin coraza, desarmando a todos con su humildad y subrayando que la misión de un Vicario de Cristo no es llevar a cabo su programa personal, sino ponerse a la escucha de Dios, junto a toda la Iglesia, para que sea Él quien la guíe. Su renuncia provocó una fuerte conmoción, pero se ha revelado después como un gesto profético. Al despedirse, Benedicto XVI dejó claro que la Iglesia no pertenece a los hombres, ni siquiera al Papa, sino que es el Espíritu Santo quien la conduce. Y los hechos lo han demostrado, con el nuevo tiempo de esperanza abierto tras la elección de Francisco. Pero la Iglesia no olvida a Benedicto XVI, un Papa a quien la historia recordará como uno de los más grandes, y que se ha ganado ya el corazón de los fieles. Con ese cariño y admiración se refiere continuamente Francisco a su predecesor. La estima y la naturalidad en su trato con Joseph Ratzinger es la mejor respuesta a quienes alertaban de supuestos peligros sobre la “cohabitación” entre ambos. De igual forma, el afecto y el cariño de toda la Iglesia a Benedicto XVI será esta semana la mejor respuesta a quienes han pretendido contraponer un pontificado a otro.