También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Una reprobación reprobable

Para buena parte de la cultura dominante hay temas intocables sobre los que solo cabe el pensamiento único. El Cardenal electo Fernando Sebastián está sufriendo los efectos de tan perverso modo de crear opinión pública, excluyendo del debate, con acusaciones ad hominem, a quien no encaja dentro de la corrección política.La última tropelía la ha protagonizado el Parlamento de Navarra, cuya Mesa y Junta de Portavoces ha sacado adelante una reprobación a don Fernando Sebastián. El debate ha sido anulado. Se trataba de aprobar la reprobación, a modo de lobby sectario, olvidando incluso lo que en verdad dijo el Cardenal. Se trataba, en definitiva, de estigmatizar a la Iglesia católica en su conjunto y de dejar bien claro que hay temas sobre los que no se puede opinar, so pena de ser señalado incluso como delincuente.Don Fernando Sebastián expresó su cercanía y respeto a los homosexuales, recordó la doctrina católica sobre las relaciones homosexuales y dio una opinión personal sobre la homosexualidad, no sobre las personas homosexuales. Los que están fuera del sentido común son quienes han utilizado el Parlamento para esto. Debería darles vergüenza a algunos grupos políticos de izquierda, que son capaces de ponerse de acuerdo con los batasunos para difamar y excluir a la Iglesia del debate público, y sin embargo han sido reiteradamente incapaces, en ese mismo Parlamento, de reprobar los actos y las declaraciones de los terroristas de ETA.

Lo más visto