También en directo
Ahora en vídeo

Una amarga razón para el cese de hostilidades

De 

La ciudad de Donetsk, situada al sureste de Ucrania, lleva meses ocupando las portadas de la prensa mundial por haberse convertido en un bastión de la resistencia militar pro-rusa. Ayer por la tarde la ciudad fue nuevamente noticia. Un avión de la compañía aérea malasia había sido derribado por un misil mientras cruzaba esa zona de Ucrania. Inmediatamente Kiev y Moscú comenzaron a cruzarse acusaciones. O los rebeldes pro-rusos o los militares ucranianos eran los culpables de la muerte de las 280 personas que viajaban desde Amsterdam a Kuala Lumpur.Nadie duda de que un misil, procedente de uno de los dos bandos, provocó esta tragedia que debe ser necesariamente aclarada. Ángela Merkel ha pedido esta mañana el cese de los enfrentamientos para agilizar la investigación, y los propios rebeldes pro rusos han aceptado la participación de la OSCE. Está claro que la investigación debe ser independiente y que los culpables merecen un castigo rotundo y ejemplar proporcional al mal que han generado.Mientras tanto, lo que no puede esperar es la atención a los familiares. Sea quien sea el culpable, Ucrania y Rusia debieran ser ejemplares en su comportamiento. Su responsabilidad, directa o indirecta, les obliga a hacerse cargo del sufrimiento que los enfrentamientos armados provocan en miles de víctimas inocentes.

Lo más visto