También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Una actitud inquietante

Todavía no se ha estudiado a fondo cómo ha sido posible en España la aparición de un partido populista como Podemos, que ha atraído el favor de cinco millones de votantes. El propio Pablo Iglesias ha ofrecido una pista: hoy las elecciones no se ganan en las campañas ni en los debates, sino en las televisiones. Pero esa razón no parece suficiente. En este caso hay que añadir que algunas televisiones han alentado el populismo y han sometido a verdadero acoso las reformas adoptadas por el Gobierno para combatir la crisis. En todo caso es importante saber cómo esos millones de votantes se han decantado por un populismo que no ofrece respuestas a la crisis económica y que puede producir una peligrosa fractura social que ya se perfila en los ayuntamientos donde gobierna.Suscita perplejidad que el Partido Socialista haya sido el que ha dado  oxígeno al populismo, mediante pactos de gobierno para desplazar al Partido Popular allí donde ha ganado las elecciones. Hay una lectura inquietante de esta decisión que ya ha marcado un hito histórico: el deseo  de olvidar la transición a la democracia que reconcilió a los españoles. Lo sorprendente es que sean las nuevas generaciones de políticos que han accedido a la dirección de los partidos de izquierda, las que estén buscando el enfrentamiento ideológico y social a pesar de haber crecido en un marco de paz y  convivencia democrática.   

Lo más visto